Masajes a embarazada
Técnicas de relajación durante el trabajo de parto.

Cada vez se habla con mayor frecuencia de partos humanizados, de focalizar la atención en los derechos y necesidades de la madre y su bebé, respetando sus tiempos y deseos.

En este marco, la Organización Mundial de la Salud (OMS) público recientemente un documento llamado Cuidados intraparto para una experiencia positiva de parto, en el cual reúne una serie de 50 recomendaciones para el trabajo de parto y el parto. El mismo tiene como objetivo establecer protocolos y disminuir las intervenciones médicas cuando no son imprescindibles. De modo que se garantice a la embarazada un trabajo de parto y parto seguro y una experiencia positiva para ella, su bebé y toda su familia.

En el mundo se producen, aproximadamente, 140 millones de alumbramientos al año y la mayoría no presentan dificultades. No obstante ello, los médicos han incrementado en las últimas décadas determinadas prácticas médicas (cesáreas, medicalización como uso de oxitocina para favorecer la dilatación), que antes solamente se usaban en casos extremos.

La Dra. Princess Nothemba Simelela, Subdirectora General de la OMS para Familia, Mujeres, Niños y Adolescentes señala al respecto:

Queremos que las mujeres den a luz en un ambiente seguro con parteras calificadas en instalaciones bien equipadas. Sin embargo, la creciente medicalización de los procesos normales de parto está socavando la capacidad de una mujer para dar a luz e impactar negativamente en su experiencia al nacer.

Si el trabajo de parto progresa normalmente, y la mujer y su bebé están en buenas condiciones, no es necesario que reciban intervenciones adicionales para acelerar el parto.

Entre las principales recomendaciones de la OMS se destacan

  • Atención respetuosa de la maternidad: Significa que la atención médica de los proveedores de servicios de salud, debe proporcionar a las mujeres embarazadas dignidad, privacidad, apoyo y libertad en el momento del trabajo de parto y el parto. Manteniéndola informada (a través de una comunicación fluida, eficaz y directa) en todo momento para que pueda elegir y decidir sobre el manejo del dolor, las posiciones del parto y demás.
  • El Director del Departamento de Salud Reproductiva e Investigación de la OMS Ian Askew die al respecto:

    Incluso cuando se necesita o se necesita una intervención médica, la inclusión de las mujeres en la toma de decisiones sobre la atención que reciben es importante para garantizar que cumplan con su objetivo de una experiencia positiva de parto.

  • Compañía durante el parto: Se recomienda la presencia de un compañero a elección durante el trabajo de parto y parto.
  • Informar a la embarazada sobre el tiempo del trabajo de parto: La duración de la primera etapa activa del trabajo de parto (dilatación desde 5 cm hasta completar la dilatación cervical) es variable de una mujer a otra. Se estima que no se prolonga durante más de 12 horas en las primerizas y más de 10 en las que ya han tenido partos anteriores. La segunda etapa del trabajo de parto (desde la dilatación completa hasta el nacimiento del bebé), también varía de una mujer a otra. Puede extenderse unas 3 horas en el primer parto y unas 2 en los consecutivos.
  • Retrasar el ingreso a la sala de partos: En mujeres sanas con trabajo de parto espontáneo, se recomienda retrasar el ingreso a la sala de partos, hasta que pase la primera etapa activa del trabajo de parto.
  • Retraso en corte del cordón umbilical: No cortarlo antes del minuto posterior al nacimiento, para preservar la salud de la madre, del bebé y la nutrición.
  • Examinación vaginal digital: Se recomienda la examinación digital vaginal durante la primera etapa activa del trabajo de parto con intervalos de cuatro horas en mujeres con trabajo de parto de bajo riesgo.
  • Monitoreo de la frecuencia cardiaca fetal: Se aconseja en mujeres embarazadas sanas durante el trabajo de parto.
  • Analgesia epidural: Está recomendada para el alivio del dolor durante el trabajo de parto en mujeres embarazadas sanas que así lo prefieran.
  • Analgesia opioide: Uso de opioides como diamorfina, petidina y fentanilo para el alivio del dolor durante el trabajo de parto en mujeres embarazadas sanas que lo soliciten.
  • Técnicas de relajación durante el trabajo de parto: Técnicas de respiración, relajación muscular, masajes, música, se recomiendan en mujeres embarazadas sanas que deseen utilizarlas para el alivio del dolor durante el trabajo de parto.
  • Líquidos y comida: La ingesta de líquidos y alimentos durante el trabajo de parto en mujeres sanas y de bajo riesgo está recomendada.
  • Movilidad materna y posición vertical: Se recomienda en trabajos de parto de bajo riesgo fomentar la movilidad y adopción de posición vertical de la mujer.
  • Dejar al recién nacido en contacto con la piel de su madre durante la primera hora de vida: Con el fin de prevenir la hipotermia y favorecer la lactancia, se aconseja dejar al bebé en contacto directo con la piel de la mamá en la primera hora de nacido.
  • Lactancia inmediata: Todos los bebés que se encuentren clínicamente estables luego del nacimiento, incluyendo aquellos que tengan bajo peso, deben ponerse en el pecho, siempre que la madre esté en condiciones.
  • Baño del bebé: El baño del bebé debe postergarse unas 24 horas luego del nacimiento.
  • Mamá y bebé 24 horas juntos: La madre y el bebé no se deben separar y deben permanecer en la misma habitación todo el tiempo.

Entre las principales no recomendaciones destacan

  • Aceleración del trabajo de parto: No se recomienda la aceleración del trabajo de parto hasta que la dilatación alcance unos 5 centímetros. Por lo cual no se recomienda la administración de medicación como la oxitocina, antes de que se haya alcanzado el umbral mencionado de dilatación.
  • Rasurado y enema: No se recomiendan ni el rasurado, ni el enema.
  • El uso de episiotomía: Sólo debería usarse en casos extremadamente necesarios.
  • Presión del fondo uterino: Se desaconseja la presión del fondo uterino para facilitar el parto.
Puntaje: 
Sin votos aún