anestesia epidural
La anestesia epidural alivia notablemente el trabajo de parto
Foto cortesía de mi9

La anestesia epidural marcó un punto de inflexión, un antes y un después en los métodos utilizados en los trabajos de parto. Si bien antiguamente las mujeres parían sin ningún tipo de calmante, es real que algunas sufrían muchísimo en el transcurso del mismo (sobre todo cuando era muy largo) y llegaban al nacimiento exhaustas y no podían disfrutar de ese mágico momento. Es por ello que la llegada de la epidural, con una efectividad cercana al 96%, ha resultado revolucionaria y muy útil para aquellas que son más temerosas o cuyo umbral de dolor es bajo.

Esta técnica es local, adormece las terminales nerviosas de la médula espinal bloqueando el dolor que las contracciones producen en la zona baja del cuerpo. Se administra cuando las contracciones aparecen regularmente y la mujer ha llegado a una dilatación de 5 centímetros. Se aplica con una aguja a través de un catéter, en un lugar denominado espacio espidural (de ahí su nombre), que se encuentra adentro de la columna, alrededor de la médula. Tarda entre 10 y 20 minutos en surtir efecto, debido a lo cual, si el trabajo de parto viene desencadenándose muy rápidamente, es posible que no haya tiempo de que adormezca la zona. Puede irse administrando a lo largo de todo el trabajo de parto según se requiera, eso lo va valorando el médico a medida que el mismo transcurre y las dosis varían según se trate de una cesárea (en el caso que las dosis serán más elevadas) o un parto vaginal.

Beneficios de la anestesia epidural

  • Minimiza el dolor de las contracciones permitiendo que la madre esté despierta y atenta a todo lo que pasa
  • Se puede administrar durante todo el trabajo de parto (luego de los 5 centímetros de dilatación) controlando la cantidad de anestesia que se coloca
  • En las cesáreas posibilita que la madre esté consciente participando del nacimiento de su hijo
  • El efecto dura, aproximadamente, unas dos horas y se puede incrementar o disminuir según sea el caso. Al aproximarse el alumbramiento se puede hacer desaparecer, para que la madre maneje por sí misma el parto y sea más participe del nacimiento

Efectos secundarios y riesgos de la anestesia epidural en el bebé

  • No se han evidenciado contraindicaciones en el bebé, ya que las dosis utilizadas son muy bajas y no pasan al torrente sanguíneo del mismo. Sin embargo, se la relaciona con un incremento del estrés fetal

Efectos secundarios y riesgos de la anestesia epidural en la madre

  • Descenso de la presión arterial. Ocurre con bastante frecuencia, pero como la presión es tomada permanentemente mientras se administra la anestesia, puede tratarse dando medicación de inmediato
  • Dolores de cabeza. Suelen ocurrir en 1% de los casos y se deben a que la aguja pasa accidentalmente a la médula
  • Incontinencia
  • Puede hacer que el proceso de dilatación sea más largo, lo que aumenta las posibilidades de tener que utilizar oxitocina
  • En los casos de placenta defectuosa deben extremarse los cuidados al momento de aplicar la anestesia epidural
  • La mujer puede no sentir deseos de pujar por lo que ha de ser dirigida por la partera y el ginecólogo
  • Puede producir después del parto: Estados febriles, náuseas, vómitos, temblores e incluso hemorragias
  • No tiene un ciento por ciento de efectividad, es decir no actúa en todas las mujeres por igual, no produce el mismo efecto, por lo cual podría ser menos efectiva para algunas
  • Se la relaciona con algunas complicaciones como aumento del uso de fórceps y de cesáreas (en los casos en que se administra antes de llegar a una dilatación de 5 centímetros)
  • En casos extremos se dice que podría ser causante de parálisis (al producir alguna lesión en las terminales nerviosas), infecciones pulmonares, meningitis (al pasar las bacterias desde afuera hacia dentro de la columna), convulsiones y derrames cerebrales

La anestesia epidural está contraindicada en:

  • Algunas enfermedades neurológicas
  • Graves problemas de columna
  • Infecciones o problemas de coagulación

Si bien su uso está muy extendido, es muy importante informarse muy bien antes de tomar la decisión de someterse a la anestesia epidural y no dejarse influir por modas o comentarios. Este método tiene sus pros, sus contras, sus riesgos y beneficios y es fundamental ponerlos en la balanza a la hora de elegir. Hay otras alternativas no tan invasivas como los ejercicios de relajación y respiración, la hipnosis o la eutonia para embarazadas, que ayudan a hacer más soportable el dolor de las contracciones durante el trabajo de parto. Recordar que es una decisión muy personal, ya que el umbral de dolor varía mucho de una persona a otra y sólo una sabe hasta dónde es capaz de soportar.

Puntaje: 
Sin votos aún