Papa y mama teniendo sexo
Flickr.com

Algunas veces sucede, que los padres son sorprendidos por sus hijos en la intimidad (teniendo relaciones sexuales) . Es un difícil momento en el que los padres quisieran desaparecer y no tener que afrontar a ese pequeño curioso, pero es mejor estar preparados para hacer frente a esta situación de la mejor manera posible. La actitud de los adultos es determinante para que el niño procese lo que ha visto sanamente. Pero el manejo de la situación deberá adecuarse a la edad del niño.

En general sorprender a papá y mamá teniendo relaciones sexuales no tiene mayores consecuencias psicológicas para el niño, en tanto la escena no sea violenta. Pero de todos modos, ante una situación de este tipo, no hay padre o madre que no diga: Tierra trágame.

Algunos consejos para afrontar este complicado momento

  • Es fundamental mantener la compostura, no perder la calma e intentar demostrar tranquilidad frente al niño
  • No separarse bruscamente, ya que, sobre todo si el niño es pequeño, es muy intuitivo y relacionará de inmediato lo que estaban haciendo sus padres con algo malo (como cuando él es sorprendido haciendo una travesura)
  • Hay que responder a sus preguntas naturalmente, teniendo en cuenta su edad y sin ahondar en detalles innecesarios
  • Si la pregunta es: ¿Qué estaban haciendo? La respuesta puede ser: Mimos, porque papá y mamá se quieren mucho

El efecto que puede tener en los niños encontrar a sus padres haciendo el amor, dependerá de su edad y de su desarrollo evolutivo.

De los 3 a los 5 años

De los tres a los cinco años, los niños ya manifiestan curiosidad sexual y por ello si se enfrentan a una escena de este tipo y sus padres actúan con naturalidad, ellos reaccionarán con una curiosidad sana. Pero si por el contrario, se los rezonga, grita, etc., esto puede traer aparejado, el crearle miedos, anular su sana curiosidad e impedir el normal desarrollo de su sexualidad infantil.

De los 6 a los 9 años

A esta edad ya empiezan a plantearse la sexualidad en función del otro y les interesa la relación afectiva que existe entre sus padres (sexualidad padres).

Siempre es mejor prevenir

Para evitar este tipo de situaciones tan incómodas para los padres y poder disfrutar de la sexualidad con tranquilidad, es necesario desde temprana edad enseñar al niño a respetar la intimidad de todos los miembros de la familia.

El mejor camino es, como en todos los aspectos de la vida, predicar con el ejemplo. Si los padres acostumbran a golpear a la puerta de una habitación donde hay alguien más, a no entrar al baño, por ejemplo, cuando está ocupado, etc., los niños incorporarán el respeto por la intimidad de los demás y la propia desde pequeños.

Los niños no son tontos y si el adulto sabe manejar la situación y explicarles y responder a todas las demandas satisfactoriamente, el hecho quedará en una simple anécdota. En caso de que los padres no sepan cómo enfrentar el tema sexualidad con sus hijos, hay libros, materiales, profesionales especialmente capacitados, que pueden ayudarlos y a los que es bueno recurrir cuando uno siente que no pude solo.

Para tener en cuenta

  • Enseñar a los niños a no levantarse en la noche e ir al dormitorio de papá y mamá, sino a llamar cuando necesitan algo
  • Cerrar la puerta del dormitorio y trancar, cuando se va a tener relaciones sexuales, para evitar tener que pasar por la penosa situación de ser encontrado infraganti por los hijos
Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)