J&J retiró algunos remedios del mercado

La unidad de Cuidados de Salud para el Consumidor de McNeil, una unidad del grupo farmacéutico de la compañía Johnson & Johnson (J&J) abocada a la elaboración de productos para el cuidado de la salud, retiró recientemente de forma voluntaria del mercado de los Estados Unidos las famosas tabletas antialérgicas para niños Benadryl de sabor uva y cereza, alegando deficiencias en el proceso de elaboración que podrían afectar su pureza, potencia y calidad.

Este problema en el proceso de elaboración de los productos de J&J no es la primera vez que ocurre, ya que hace algunos meses la empresa también se vio afectada por un suceso similar y debió retirar del mercado varios de sus productos medicinales para niños de venta libre, entre los que se incluían el Motrin Caplets de 24 unidades, las suspensiones Infants' Motrin Drops (ibuprofeno), Tylenol Infants' Drops (acetaminofeno), Children's Tylenol Suspensions y Children's Zyrtec.

El Zyrtec y el Benadryl son antialérgicos y el Tylenol y el Mortin antitérmicos y analgésicos.

La Agencia de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) que conjuntamente con McNeil se dedicó a sacar del mercado los mencionados productos, aconseja a los padres y adultos a cargo de los niños, discontinuar su uso debido a que el ingrediente activo pede estar en una concentración más alta de la indicada o puede contener pequeñas partículas que pueden resultar perjudiciales para la salud. Si bien se cree que el riesgo potencial es remoto, según sostuvo la comisionada de la FDA, Margaret A. Hamburg, se recomienda evitar su uso hasta que se retiren de la plaza todos los productos de la partida que pudiera presentar las deficiencias anteriormente mencionadas.

Johnson & Johnson y la FDA han retirado ya del mercado, aproximadamente, 4 millones de paquetes de Benadryl y casi 800.000 botellas de Junior Strength Motrin Caplets.

El retiro del mercado y la advertencia con respecto a las medicinas de J&J antes indicadas, fue realizada exclusivamente para los Estados Unidos y hasta el momento se desconoce que alcance algún otro país donde se comercialicen los medicamentos para niños de la marca Johnson & Johnson.

Es importante recordar que según las recomendaciones de la FDA, no se deben administrar medicinas de venta libre contra el resfrío y la tos a bebés y niños de menos de 4 años, porque pueden tener serios efectos colaterales.

La tos es un mecanismo que el organismo tiene como defensa y si mediante la administración de fármacos se elimina, es muy posible que las secreciones se acumulen al no ser expulsadas naturalmente y se produzcan infecciones y complicaciones como ser otitis, bronquitis, neumonía, entre otras.

No hay estudios que avalen que los fármacos para los resfríos (especialmente los que contienen pseudoepinefrina -un descongestivo nasal-) sean beneficiosos para los niños menores de dos años y sin embargo, sí se ha demostrado que tienen significativos efectos nocivos para ellos. La administración de medicación infantil sin previa consulta pediátrica puede traer serias consecuencias, inclusive la muerte. Por ello, es muy importante no medicar por cuenta propia a los niños pequeños y sí consultar ante cualquier problema de salud.

Puntaje: 
Sin votos aún