La felicidad a través de la cosmética

No cabe ninguna duda que el día de la boda es el momento más mágico en la vida de toda mujer. Sus sueños más íntimos de infancia en los que un príncipe apuesto venía a rescatarnos y nos llevaba a vivir rodeadas de lujos al palacio para darnos mucho amor durante toda la vida, se vuelcan en el día de nuestra boda en el que la protagonista indiscutible siempre es la novia.

No en vano todas las mujeres se esfuerzan por estar perfectas prestando una atención especial al vestido y completos, peinado y, principalmente el maquillaje.

El maquillaje de boda es el fiel reflejo que cómo quisiera verse una mujer todos los días de su vida. Un maquillaje profesional que cubra las imperfecciones y que aporte un aspecto natural, garantiza el éxito y hará que la novia se sienta segura de si misma, lo que sin duda aportará luminosidad y le dará un aspecto mucho más hermoso.

Maquillaje natural, arte y profesionalismo

Ya tenemos claro que, cuanto más naturales nos veamos delante del espejo y más adecuado sea el maquillaje elegido a nuestro tipo de piel, más cómodas nos sentiremos y más seguras de nosotras mismas lo que aporta un porcentaje adicional de éxito al resultado final. Pero… la naturalidad en términos de maquillaje es un arte complejo y profesional para el que no todo el mundo está preparado.

La elección de las técnicas adecuadas para disimular, ensalzar, ocultar o potenciar, es la clave para lucir radiante el día más importante de nuestras vidas y, adicionalmente, nos dará las pautas para establecer un aspecto con el que nos sintamos identificadas que podremos trasladar a nuestra cotidianidad.

Ojos, pómulos y labios, epicentros del maquillaje artístico

Definitivamente la mirada es el reflejo de los 21 gramos que -dicen, cuentan y rumorean, pesa nuestra alma- la expresión y luminosidad de la mirada de una novia, es uno de esos matices que conviene no dejar pasar. No es únicamente que esté “enamorada” es que está comenzando su propio proyecto vital y todas sus esperanzas, anhelos y deseos, están puestos en ese día especial. Tierras, rosados pálidos, cremas y marrones, son los tonos más adecuados para todo tipo de miradas, la conexión con lo que los latinos denominan “la pacha mama” se funde entre los tonos propios de la vida y las esperanzas acumuladas en la mirada de la novia. Sombras más oscuras en el pliegue y más claras en el centro del párpado permitirán al mundo ver cuan profundos y deseados son los anhelos de la novia.

Rimel en las pestañas y ausencia total de líneas oscuras y gruesas que matan los colores tierra, son el cierre perfecto para el arte de maquillar sus ojos el día de su boda.

Los párpados resaltan las líneas del rostro y derivan las atenciones a la mirada, utilice todos rosados y tenues adeudados a las sombras de ojos seleccionadas y que deriven la atención indistintamente a los ojos y los labios.

No hay nada más sensual y vital que la boca de una novia, dejando al margen los cánones de belleza establecidos, la boca de la novia muestra el deseo, el deseo por la persona elegida, por la vida en común, por el proyecto próximo a comenzar, por el establecimiento de una familia, por la maternidad, por… en definitiva, el paso de la primera etapa a la vida propia. Los colores adecuados para bodas realizadas en verano, son de nuevo, colores tenues, rosados, cafés y anaranjados, que destacan la boca y combinan a la perfección con la mirada obtenida.

Utilice un perfilador siempre que sea del mismo color que el lápiz labial, nunca perfile sus labios con un tono más fuerte ya que no se trata de un maquillaje artístico o nocturno.

Conclusiones finales

La mejor recomendación es sin duda, dejarse asesorar por profesionales de la cosmética pero siempre tener presente el tipo de aspecto que se quiere tener, si lo que buscamos es que el mundo sea consciente de la inmensa felicidad que toda novia siente al estar al lado del ser amado aceptando y compartiendo un proyecto de vida, la idea es fusionarse con las emociones, la tierra y el universo, busque tonalidades adecuadas con su tipo de piel y que combinen con el vestido elegido y, sobre todo, permita que el maquillaje elegido para el día de su boda, deje que todas las personas con las que va a compartir ese momento se sientan influenciadas por el renacer de la esperanza.

Puntaje: 
Sin votos aún