Bebes para anuncios publicitarios

Lógicamente que a todos los padres sus bebés les parecen los más hermosos del mundo y dignos de ser protagonista de un anuncio publicitario. Muchas veces esto no sólo lo piensan los papás, sino también que las personas dedicadas al tema de la publicidad, ven en ciertos bebés determinadas características físicas, estéticas y de comportamiento, que pueden ser aprovechadas para este tipo de cosas.

Cada padre y madre son libres de decidir si desean o no que su hijo sea un bebé de anuncio. Claro está que esto tiene puntos a favor y puntos en contra. Por un lado están quienes sostienen que no tiene nada de malo, que es lindo ver a su pequeño hijo en los anuncios publicitarios. Por otro, quienes son más celosos de su privacidad y no desean que la imagen de sus hijos se vuelva pública.

¿A dónde dirigirse?

Si los padres optan por que su bebé sea parte de los anuncios de publicidad de la televisión, las revistas, la prensa, etc., lo mejor es llevarlo a alguna agencia de las que se dedica a realizar castings.

En el periódico y en la red también hay infinidad de lugares que se dedican a solicitar bebés para anuncios. Pero lo ideal es ir a un lugar que tenga respaldo, es decir asesorarse previamente y averiguar que se trate de un lugar serio y confiable.

Es importante bajar el nivel de ansiedad y las expectativas, porque en este tipo de lugares se presentan muchísimos niños para castings y obviamente no llaman a todos.

Consejos para los casting de bebé de anuncios:

En caso de tener la suerte de que tu bebé sea el elegido para un casting, es importante tener en consideración algunas cosas:

  • Si bien el casting en sí, la prueba que hacen para ver si el bebé sirve o no para el anuncio es breve, aproximadamente, de unos 15 minutos, no así la espera previa. En general citan a todos más temprano, no siempre empiezan en hora, hay imprevistos de último momento y hay que esperar el turno. Todo esto puede poner al bebé molesto e irritable y también al papá, la mamá o adulto responsable que esté a cargo. Poe ello, es clave que vaya alguien con mucha paciencia, con gran capacidad de improvisación para poder resolver situaciones de llanto y angustia del bebé y lograr que así y todo esté de buen animo al momento del casting
  • Es muy importante que con el bebé esté siempre uno de sus padres o alguien de extrema confianza y que él nunca los pierda de su vista. Esto le produce una sensación de seguridad que es fundamental para él y más aún en un lugar desconocido
  • Al momento del casting, si el no desea hacer lo que se le pide, así sea que en casa siempre lo haga, no presionarlo, ni mucho menos obligarlo. Hay que tener siempre presente que no se puede utilizar al bebé como un juguete para satisfacer las propias necesidades o carencias. No todos los niños son frente a una cámara y muchos desconocidos, igual de sueltos, desenfadados y divertidos que son en la intimidad de su hogar; así como tampoco lo son muchos adultos. En este caso, lo mejor es pedir a los encargados si existe la posibilidad de volver a intentarlo nuevamente más tarde. Y si no es posible, dejarlo para otra oportunidad

Es importante tener claro que la idea de llevar al niño a un casting para que sea un bebé de anuncio, no es enriquecerse a costillas de él; ni exponerlo a cualquier precio. El bienestar del niño siempre debe primar por sobre todo. Por ello, si el bebé la está pasando mal, se manifiesta a disgusto o incómodo en el casting, tal vez lo mejor sea desistir de la idea temporal o definitivamente.

Puntaje: 
Promedio: 4.8 (5 votos)