La lactancia

Sobre la lactancia, como sobre tantos otros temas de la maternidad, hay muchos mitos, muchos de ellos infundados y otros ciertos.

1

Mi bebé no mama lo suficiente

Cuando se amamanta es muy difícil saber exactamente que cantidad de leche toma el bebé y ello puede llevar a que la mamá tenga dudas sobre si el mismo está mamando lo suficiente. Esto no sucede cuando se le da leche de fórmula en biberón, ya que allí se tienen las medidas exactas de lo que debe tomar según su edad. La recomendación es darle de mamar 10 minutos de cada mama, teniendo la precaución de que durante ese tiempo mame enérgicamente, es decir se lo escuche tragar. Otra cosa a tener en cuenta es que si el bebé moja, alrededor, de 5 o 6 pañales al día y aumenta de peso, significa que se está alimentando bien.

2

No tengo leche suficiente

Esto se relaciona bastante con lo anterior, ya que es muy difícil saber si la cantidad de leche es suficiente o no. Los primeros días inmediatamente después del nacimiento, el cuerpo produce calostro, que es la primera sustancia que mama el bebé y que cuenta con todas las propiedades que necesita. Además el calostro cuenta con el doble de calorías que la leche, por lo que el bebé recién nacido toma un poquito y eso es suficiente. La leche materna tarda un par de días en bajar y a medida que el bebé comienza a mamar con más frecuencia, empieza a fluir en mayor cantidad.

3

Mi leche no es buena

La leche materna siempre es buena y lo mejor para el bebé, con excepción de los casos en los que hay algún problema de salud que pueda interferir con la lactancia.

4

Los disgustos hacen que tenga menos leche

Por más que la madre esté nerviosa o estresada, no deja de producir leche; lo que si puede que demore un poco más en fluir. Además, ni los nervios ni el estrés modifican la composición, ni valor nutricional de la leche. Es más, ni bien la mujer comienza a amamantar, su cuerpo se relaja naturalmente y la leche a fluir, inclusive puede que se sienta somnolienta como consecuencia de la relajación.

5

Si mi leche es acuosa tengo dejar de amamantar

La leche materna tiene un aspecto más acuoso en algunas ocasiones, como por ejemplo al comienzo de la mamada, ya que es menos grasa debido a que es producida para calmar la sed del bebé. Sin embargo, luego comienza a tener más contenido graso y es más espesa, que es la que lo nutre y alimenta.

6

Si mi madre tenía poca leche entonces yo también tendré poca

.

Esto no es cierto. No hay nada hereditario en esto. Lo único que determina la cantidad de leche producida es amamantar; cuanto con más frecuencia se le de de mamar al bebé, mayor será la producción de leche materna.

Puntaje: 
Sin votos aún