Alimentación del bebé de 1 a 2 años

A partir del año el niño puede comenzar a comer prácticamente todo tipo de alimentos, de diversas texturas, sabores y en porciones cada vez más grandes.

Es importante que ya desde que el niño comienza a comer, aproximadamente a los 6 meses, sea incorporado a la mesa familiar. Pero desde que cumple el año, además podrá comer las mismas cosas que el resto de su familia.

Si bien deben ir introduciéndose los nuevos alimentos de modo progresivo, se puede empezar por adaptar las preparaciones para el bebé, de modo que no haya que planificar dos menús, uno para el bebé y otro para los demás miembros de la familia. Sino que realizando algunas simples modificaciones, se le podrá ofrecer al niño el mismo plato que al resto.

Es importante tener en cuenta que los niños pequeños no pueden consumir alimentos muy condimentados, con especias, muchas grasas, aditivos, conservantes, colorantes, salsas, sal, azúcar, alimentos precocidos, industrializados, dulces, snacks, etc. Es decir, es preferible que se opte por la comida casera cocinada de manera lo más sencilla posible, que siempre será mucho más sana y segura para el niño.

Se aconseja que los alimentos se corten en pequeños pedacitos, pero que no se procesen ni se deshagan, ya que ahora el niño puede masticar perfectamente todos los alimentos antes de tragarlos y no atorarse y sólo así aprenderá a hacerlo. También es aconsejable que el niño tenga su plato, sus cubiertos (aunque coma con la mano) y pese a estar en su sillita para comer, que ésta sea colocada al lado de la mesa en la que el resto de la familia comparte la comida, al menos una vez en el día (en el almuerzo o la cena). De este modo el niño irá incorporándose a los hábitos alimenticios de su familia.

Requerimientos nutricionales del niño de 1 a 2 años

Si bien los requerimientos nutricionales dependerán del desarrollo, medidas, peso, nivel de actividad física del niño (si camina, si es activo, etc.), entre otras cosas, hay algunos parámetros generales para tener en cuenta:

  • Calorías: Entre 1.200 y 1.300 calorías diarias
  • Grasas: Entre 35 y 45 gramos diarios
  • Hidratos de carbono: Entre 100 y 160 gramos diarios
  • Proteínas: Entre 25 y 30 gramos diarios

Si bien la leche continúa siendo un alimento sumamente importante en la dieta del niño de entre 1 y 2 años y debe ingerir no menos de entre 600 y 700 ml diarios (que pueden complementarse con otros productos lácteos como ser queso, yogurt, postres lácteos, etc.), los requerimientos nutricionales y energéticos de esta etapa demandan la incorporación de nuevos alimentos.

Las frutas y las verduras constituyen una parte fundamental en la alimentación del niño, porque aportan vitaminas, minerales y fibras; deben ofrecerse dos porciones diarias crudas o cocidas. Los cereales aportan hierro y también es importante que sean consumidos todos los días, así como entre 50 y 100 gramos de carne, que hacen su aporte proteico, al menos una vez al día y una o dos porciones de fruta.

Se aconseja evitar el consumo de grasas de origen animal y optar por las de origen vegetal, siendo el aceite de oliva o de girasol los más recomendados.

Puntaje: 
Sin votos aún