Cuidado de la ropa del bebe

La piel del bebé durante sus primeros meses de vida es extremadamente sensible y por ello el lavado y cuidado de su ropa requiere un tratamiento especial y diferenciado. Es recomendable utilizar jabones neutros para lavarla, hacerlo a mano, no utilizar suavizantes, blanqueadores ni perfumes para ropa y siempre plancharla al sacarla de la cuerda.

Los cuidados recomendados para la ropa del bebé, no sólo aplican para las prendas que van directamente en contacto son su piel, sino también para las sábanas, frazadas, toallas, baberos, etc.

1

El jabón para lavar la ropa del bebé

Durante los primeros meses, debido a la sensibilidad de la piel del bebé, lo mejor es utilizar jabones neutros o de glicerina especiales para bebés o para ropa delicada. Y no usar ni suavizantes, perfumes, ni blanqueadores que pueden contener productos químicos que produzcan irritaciones o reacciones alérgicas en la piel del bebé. A medida que el niño crece, progresivamente se puede comenzar a lavar la ropa con otro tipo de jabones, incluso los mismos que se usan para lavar el resto de la ropa.

2

El cuidado de la ropa durante los primeros meses del bebé

Durante los primeros seis meses del bebé, se aconseja lavar la ropa del bebé aparte de la del resto de la familia, para evitar el contacto con la suciedad, los microbios y bacterias que tiene esa ropa que anda en la calle, etc. Por ello, lo ideal es lavar la ropa del bebé a mano. Porque la ropita es muy pequeñita y nunca llega a ensuciar tanta cantidad como para justificar poner un lavado en la lavadora por tan poca cantidad de ropita. Además en general, se trata de prendas muy delicadas con bordados, puntillas, telas muy delicadas que en la máquina de lavar se estropean o pueden engancharse. En cambio si se va lavando a medida que se ensucia a mano, siempre se tiene la ropa limpia.

3

La ropita de lana

Para lavar la ropita de lana se puede usar la lavadora (aunque teniendo en cuenta lo dicho antes, no mezclando con ropa de la familia) y en un lavado especial para prendas de lana, que sea con agua fría o tibia, nunca caliente puesto que encoje. Y para secarla, se recomienda no colgarla en la cuerda, sino colocarla sobre una superficie limpia (en una toalla por ejemplo sobre una mesada o silla), para que no se deforme, ni estire.

4

Cuidados en el lavado a mano

Cuando se lava a mano la ropa, hay que tener la suficiente paciencia para enjuagar las prendas todas las veces que sean necesarias hasta que no quede ningún resto de jabón que pudiera causar irritación a la piel del bebé.

5

Lavado en lavadora

Cuando se utiliza la lavadora, para asegurarse de que se retiran bien los restos de jabón, se puede programar para que sea pasada dos veces por el programa de enjuagado.

6

El planchado de la ropa del bebé

La ropa del bebé se plancha para matar cualquier bichito que pudiera haberse adherido a la ropa mientras se secaba al aire libre. Debido que el planchado es sólo para ello, no es necesario que la temperatura sea muy alta, ya que cabe recordar que la ropita es muy delicada y puede quemarse.

Puntaje: 
Promedio: 3 (2 votos)