Cambios en el cuerpo durante el embarazo

Luego de que una mujer puede observar claramente los síntomas del embarazo y descubrir finalmente que se encuentra encinta, sin duda, que le esperan una gran cantidad de cambios que podrá experimentar mes a mes. Algunos positivos y otros negativos, deberá llevarlos adelante con igual cuidado y acostumbramiento, pensando que se acabarán junto con el final del embarazo.

Veamos los cambios más comunes que ocurren a nivel físico durante el primer trimestre de embarazo.

Cambios en su cuerpo

Sangrado inofensivo

Terry Hoffman, jefe de un grupo de obstetricia en el Mercy Hospital, Baltimore, cuenta que en la primera visita prenatal de las mujeres, suele tomar muestras de cultivo vaginal con un hisopo y en el 25% de los casos, nota la presencia de sangre en la vagina.
Según datos brindados por otros profesionales de la obstreticia, cerca del 30% de las mujeres experimentan sangrado vaginal inofensivo durante el primer trimestre de su embarazo. Una de las causas por las que esto sucede es que aumenta el suministro de sangre al cuello uterino.
Más allá de que sea un suceso común e inofensivo, se recomienda llamar a su médico y realizarse un chequeo para quedarse tranquila de que está todo en orden.

Vellos encarnados

Las hormonas alborotadas durante el primer trimestre de embarazo, pueden hacer que el pelo crezca mucho más de lo normal, en la cabellera, en las piernas y en el pubis. También aumenta la cantidad de vellos encarnados en el cuerpo. Esto sucede cuando las glándulas cebáceas se ven obstruidas por el sudor y las células de piel muertas, dos características que incrementan su producción durante el embarazo debido a la progesterona.
Por otra parte, el aumento del flujo de sangre en el cuerpo, también puede hacer que cualquier sistema de depilación sea más doloroso.
Por esto se recomienda recurrir a otros métodos de depilación más inofensivos.

Signo de Chadwick

El signo de Chadwick se percibre como un cambio en la coloración de la vulva y el cuello del útero, que toman un tono más oscuro, violáceo o azulado. Esta señal de hiperpigmentación, se produce por el torbellino de hormonas (estrógeno, progesterona y una hormona que estimula las células productoras de pigmento). Este cambio es completamente normal y los tonos vuelven a su estado original después del embarazo.

Aumento de descargas de flujo vaginal

Debido también al torbellino de hormonas, el flujo vaginal es mucho más abundante durante este período. Se trata de un proceso normal, que acabará con el fin del embarazo.

Inflamación de los tejidos

Durante el embarazo, el volumen de sangre en el cuerpo aumenta un 50%, con gran parte de ese fluido dirigido al útero para nutrir al feto en crecimiento. Por este motivo, la zona vaginal puede sentirse un poco inflamada, e incluso provocar algo de dolor.
Por otra parte, este suceso tiene su contracara positiva, esa inflamación de la vagina durante el embarazo produce también una cierta excitación en la zona, lo cual permite disfrutar mucho del sexo durante el embarazo, con todos los cuidados del caso.

Más allá de todos estos síntomas sean completamente normales durante el embarazo, ante cualquier duda o molestia persistente se recomienda consultar a su médico.

Puntaje: 
Promedio: 2.5 (2 votos)