Ovario poliquístico

El Síndrome del ovario poliquístico (SOP), es un problema hormonal que se caracteriza por la presencia de trastornos de la menstruación, obesidad, infertilidad, exceso de hormonas masculinas y signos de masculinización.

Se produce cuando las hormonas no funcionan como deberían y producen exceso de óvulos, que posteriormente se transforman en quistes. Es muy común en las mujeres jóvenes (aproximadamente entre un 6 y un 10% lo padecen), aparece generalmente durante la adolescencia y es una de las causas principales de amenorrea e infertilidad entre ellas.

Causas

Se desconoce cuál es con exactitud la causa de este problema pero se sabe que hay un fuerte componente hereditario, ya que en un 50% de los casos hay antecedentes familiares directos (maternos) y alteraciones hormonales. Puede deberse a un problema en la producción de insulina (muchas de las mujeres que tienen SOP producen insulina en exceso).

Hay tres situaciones que revelan sus manifestaciones clínicas:

  • Resistencia a la insulina: Las pacientes con Síndrome del ovario poliquístico pueden desarrollar diabetes tipo 2 a largo plazo, además el exceso de insulina favorece la producción de testosterona.
  • Exceso de hormonas masculinas: La producción excesiva de hormonas masculinas en el organismo femenino favorece la aparición de vello, acné y problemas con la ovulación
  • Trastornos del control hormonal del ovario: El hipotálamo controla la ovulación a través de la producción constante y organizada de las hormonas FSH y LH; en las pacientes con SOP ese control se ve alterado y las concentraciones de estas hormonas se perturban trastornando el ciclo ovulatorio.

Síntomas

  • Quistes en el ovario
  • Períodos menstruales muy irregulares e incluso en algunos casos desaparición de la menstruación
  • Dificultades para quedar embarazadas, infertilidad o ausencia de ovulación
  • Acné, piel grasa
  • Exceso de vello (mentón, bozo, patillas, muslos, pezones, barriga, pecho)
  • Sobrepeso

Diagnóstico

Se realiza teniendo en cuenta el historial clínico de la paciente y mediante una exploración en la búsqueda de signos que indiquen SOP y habitualmente se completa con un análisis de sangre que miden los niveles hormonales y de azúcar en sangre, la realización de ultrasonido y ecografía transvaginal para ver los ovarios y detectar la presencia de quistes.

Tratamiento

Dado que no existe la cura para el Síndrome se recurre a controlar y prevenir las posibles complicaciones que pueden producirse por su causa. Entre estos:

  • Pastillas anticonceptivas: En aquellas mujeres que no están buscando el embarazo, este método es útil para regular el ciclo menstrual, reducir los niveles hormonales masculinos y controlar el acné
  • Fármacos para la diabetes: Algunos medicamentos utilizados para tratar la diabetes tipo 2 contribuyen a aliviar algunos de los síntomas del SOP, como por ejemplo regular la glucosa en sangre, disminuir la producción de testosterona, el crecimiento de vello y regularizar la menstruación.
  • Fármacos para la fertilidad: Uno de los problemas principales de fertilidad en las mujeres que padecen SOP es la falta de ovulación
  • Fármacos para reducir el crecimiento del vello y los niveles de hormonas masculinas
  • Aquellas mujeres que no estén intentando un embarazo, pueden recurrir al Spironolactone, un fármaco para la presión que disminuye las hormonas masculinas o Propecia, un medicamento que toman los hombres para la pérdida capilar y que sirve para reducir el crecimiento del vello
  • Control del peso: Mantener un peso adecuado puede ayudar a las mujeres que padecen SOP a manejarlo, una dieta sana y la práctica regular de ejercicio físico, puede ayudar a bajar los niveles de glucosa en sangre y regularizar el ciclo menstrual
  • Cirugía: Esta intervención quirúrgica se denomina perforación ovárico y su cometido es disminuir el nivel de hormonas masculinas y contribuir en la ovulación

Complicaciones

En general el Síndrome está asociado con diabetes e hipertensión, aumento del colesterol, lo cual aumenta el riesgo de ataques cardíacos.

Como consecuencia de la irregularidad de los períodos menstruales, las mujeres con este síndrome tienen mayores probabilidades de esterilidad y de cáncer de mama o de útero.

El Síndrome del ovario poliquístico es una enfermedad crónica, es decir que no tiene cura. Sin embargo, controlándose regularmente se pueden prevenir complicaciones asociadas a largo plazo y lograr una buena calidad de vida.

Puntaje: 
Promedio: 3.5 (2 votos)