El gato

Durante las celebraciones de Navidad y Año Nuevo es costumbre en muchos países celebrar con fuegos artificiales. Si bien para la mayoría es divertido y alegre, para las mascotas no lo es- El fuerte estruendo de éstos suele ponerlas nerviosas, estresarlas, como consecuencia de lo cual muchas se escapan, se extravían o terminan debajo de un automóvil al huir espantadas por el ruido.

Los perros y los gatos tienen una sensibilidad auditiva muy superior a la de los seres humanos. Mientras que el espectro auditivo de los seres humanos oscila entre los 17 y los 20 Hz, en ellos entre 60 y 65Hz.

Estos fuertes ruidos de explosiones, producen las mascotas taquicardia, pérdida de control, náuseas, temblores, falta de aire y miedo a morir entre otras cosas.

Lo ideal, es que los dueños de las mascotas les promocionen los cuidados necesarios para ayudarlos a pasar este momento de estrés con la mayor seguridad, protección y comodidad.

Cuidado de los gatos

Los gastos necesitan un lugar seguro donde estar hasta que pase todo el ruido. Puede ser debajo de una cama, dentro de un ropero, etc. Es importante que en el lugar elegido no haya nada que puedan romper, ni causarles daño a ellos. Se recomienda no moverlos y simplemente hablarles despacio y acariciarlos para lograr calmarles. Tener la precaución de cerrar puertas y ventanas para evitar que huyan, lo cual suele suceder en estos casos. En caso de tener que dejarlos solos porque se va a pasar la Navidad en otro lugar, lo aconsejable es dejarlos dentro de la casa, tomando las precauciones necesarias y dejar la televisión o la radio encendidas para que las voces los acompañen y distraigan del ruido exterior.

Cuidado de los perros

Al igual que con los gatos lo recomendable es mantener cerradas puertas y ventanas para evitar que se escapen y tener mucho cuidado cuando se recibe a alguien que llega, ya que pueden aprovechar esta distracción para huir. Es importante que lleven un collar con identificación por si acaso. En caso de dejarlo atado en algún lado (lo que no es lo ideal), no hacerlo a la intemperie, ya que los ruidos serán más fuertes, dejarle agua cerca y cada tanto ir a ver como está. Si permanece suelto, tener cuidado con los restos de comida y bebida que quedan sobre la mesa, ya que por más que no acostumbren tomar nada de allí, en estado de alteración y estrés quizás lo hagan, lo cual puede traerles consecuencias digestivas. Si se lo tiene que dejar solo en casa, no hacerlo en lugares exteriores, ni atado. Dejarle agua y la televisión o radio encendidas.

Sedarlos

La sedación es una buena opción en los casos de mascotas que sufren mucho en estos días. Eso sí siempre previa consulta con el veterinario. Nunca medicarlo por la cuenta, ya que puede ser muy peligroso, ni hacerlo por primera vez en Navidad. Sino hablar con el veterinario y probar unos días antes para ver cómo reacciona y cuánto dura el efecto.

    Puntaje: 
    Sin votos aún