Problemas lactancia
Flickr.com

El embarazo supone una serie de adversidades que hay que ir sorteando a medida que éstas aparecen. Si ya se han superado las náuseas y los vómitos, el estreñimiento y las hemorroides, todavía quedan algunas situaciones que complicarán el panorama, pero lo bueno es que atajadas a tiempo, pueden evitarse o tratarse, sin tener que padecer sufrimiento por las consecuencias.

Una de las sensaciones más dolorosas que pueden aparecer, al tener problemas con la lactancia, corresponde a las grietas que surgen en los pezones. Causan muchísimo dolor y tardan bastante tiempo en recomponerse. Hay que tener en cuenta que resulta mucho más fácil prevenir la agrietación que tratarla.

Causas:

  • Mala posición al amamantar
  • Sujeción incorrecta por parte del bebé

Recomendaciones para no pasar de alto:

  • No se deben utilizar jabones ni cremas que contengan alcohol
  • Deben lavarse los pezones luego de la lactancia con agua tibia
  • Se pueden utilizar cremas especiales y bálsamos para aliviar el dolor y mantener la zona hidratada adecuadamente
  • Entre lactancias, los pezones deben secarse al aire libre
  • Ofrézcale al bebé comenzar por el pezón que duele menos, ya que luego de algunos minutos, la succión será menos fuerte y el dolor será menos intenso
  • Evite los sostenes con plástico dentro
  • Cambie la posición que utiliza al amamantar
  • Amamantar frecuentemente, hace que el bebé no tenga un hambre furioso y lastime mordiendo los pezones
  • Para romper la succión, hay que colocar el dedo por la comisura de la boca del bebé y no hacerlo de un tirón
  • Si el dolor es muy fuerte, la opción de extraerse leche y dársela en biberón al niño es una opción válida hasta recuperarse
  • Si se evidencia sangre hay que consultar con el especialista quien podrá recetar alguna medicación para revertir la situación o decidir lo que sea más conveniente según el caso
  • Las compresas de agua tibia colocadas sobre el pezón son eficaces para calmar el malestar
  • Colocar unas gotas de leche sobre el pezón y dejar secar al aire libre
  • Los masajes suaves también facilitan la curación
  • Los discos protectores también son de utilidad si se utilizan antes y después de cada toma para proteger al pezón de posibles irritaciones
  • La crema de caléndula alivia notoriamente los síntomas, ya que contiene propiedades antisépticas, cicatrizantes y antiinflamatorias

El dolor suele ir acompañado de disminución de la cantidad de leche, ya que el bebé solamente succiona la punta del pezón, lo cual complica el cuadro. Porque la inflamación junto a las grietas, hacen que el dolor se intensifique mucho más.

Datos a tener en cuenta:

  • El dolor y las lesiones del pezón son las principales problemáticas de la lactancia
  • Hasta un tercio de las madres que experimentan esta complicación pueden cambiar a métodos de alimentación alternativos. (3)

Cuándo es conveniente consultar con el médico:

  • Si el área del pezón está enrojecida o con sangre
  • Dolor en las mamas
  • Inflamación e hinchazón de las mamas
  • Si se evidencian ampollas
  • Si se tiene fiebre

La consulta con el especialista es necesaria cuando se presentan los síntomas arriba mencionados, ya que puede producirse una mastitis durante la lactancia o una retención láctea, que obligará a suspender el amamantamiento.

(3) Page T, Lockwood C, Guest K. Management of nipple pain and/or trauma associated with breast feeding. JBI reports

Puntaje: 
Promedio: 4 (1 voto)