Consejos para tener citas

Muchas son las mujeres solteras que pretenden tener una pareja estable, pero les resulta sumamente difícil luego de cierta edad, sobretodo después de los 30, encontrar a alguien que les satisfaga en todos los sentidos. Tal vez porque a medida que pasa el tiempo y una se acostumbra a la soltería, se vuelve más exigente y espera algo que no es fácil de encontrar en los hombres o al menos no en las primeras citas. Además, es muy común que las mujeres de más de 30, ya sea las que nunca han tenido una pareja estable o las que han fracasado en intentos anteriores, se focalicen en la búsqueda de un compañero, en tanto los hombres están más interesados en disfrutar de su soltería, en divertirse y no tanto en asumir nuevos compromisos.

Por ello, es preciso tener claro que es lo que se busca, para dirigir la atención hacia esos objetivos de modo que no se desvirtúen. La meta es conocer a alguien con quien una se sienta cómoda, atraída y pueda compartir cosas en común. Esto lleva tiempo, difícilmente en un primer encuentro ya se pueda advertir que esa persona es la indicada, pero seguramente sí se puedan ir descartando aquellos aspectos del otro, que de seguro no son compatibles con una. Si bien la idea es ser abierta y estar dispuesta a conocer gente distinta y nueva, no vamos a cambiar aspectos básicos de nuestra forma de ser, principios esenciales en pos de una nueva relación.

Algunos consejos para tener éxito en las citas:

Ser tal cual se es

Si bien puede ser una frase hecha, es una verdad muy grande, ya que aparentar ser lo que no se es, tarde o temprano va a salir a la luz. Y suele suceder con mucha frecuencia que cuando se va a conocer a alguien nuevo, intente deslumbrarlo y seducirlo con una pose, con una imagen, tal vez, un tanto ficticia. Lo que es difícil de mantener en el tiempo y por lo tanto termina resultando perjudicial; hasta cuando se podría sostener una imagen que no es. En cambio ser absolutamente trasparente y honesta con una misma, es la mejor manera de que el otro conozca la verdadera personalidad y si le gusta lo que ve genial, de lo contrario no es la persona indicada.

Evitar la soberbia

Si bien todos tenemos logros en la vida, ya sea profesionales, personales, etc., tal vez no sea el mejor momento una primer cita para sacarlos a relucir, ya que podemos pecar de soberbios y eso no quedaría del todo bien. La humildad excesiva tampoco es aconsejable, sin embargo, hacernos publicidad excesiva puede resultar contraproducente, aburrir al otro, hacerle creer que somos muy egocéntricas o narcisistas. Lo más recomendable es que la otra persona se de cuenta pos sí sola de nuestras virtudes y por qué no también de nuestros defectos, aunque con estos si se puede hacer algunas trampitas para ocultarlos, al menos en las primeras citas.

Transformar las debilidades en fortalezas

Siguiendo en la línea del ítem anterior, los defectos pueden ser solapados, pasar inadvertidos, sobre todo si no se trata de cosas muy obvias o grandes, y tratar de transformarlos en virtudes. Es decir hacer de las debilidades nuestras fortalezas, siempre lo bueno pesa más que lo malo, más aún si los aspectos negativos de una persona son mucho menos que los negativos, entonces al momento de poner en la balanza siempre lo bueno va a pesar más.

No es aconsejable el sexo en la primera cita

Aunque el hombre de la cita sea muy atractivo, nos encante y todo se de cómo para ir a la cama esa misma noche, contenerse es una buena estrategia. Si bien los hombres siempre tratan de ir al punto, también es cierto que suelen tildar de rápidas a las mujeres que se entregan en un primer encuentro. Por ello, es aconsejable dejar pasar el tiempo, conocerlo mejor y, por supuesto, protegerse con preservativo para evitar el contagio de posibles enfermedades de transmisión sexual, ya que por más hermoso, prolijo y limpio que parezca nuestro galán, nadie está libre de contraerlas.

No forzar las cosas

Si no nos resulta del todo atractivo, interesante, no nos convence luego de unos cuantos encuentros no forzar las cosas, por más que se desee conocer a alguien y encontrar un compañero, si no va, no va. Hay veces que no hay piel, no hay química y contra eso nada se puede hacer.

Ser cuidadoso con las primeras citas

Cuando se conoce a alguien y se sale por primera vez, ya sea en una cita a ciegas, con alguien que se conoció en el chat, por más lindo que sea, es importante saber que estamos con alguien que recién conocemos y no sabemos realmente cómo es. Por ello, es aconsejable informar a familiares y amigos de que nos vamos a encontrar con alguien, hacerlo en un lugar público, no aceptar bebidas ya abiertas, ni ningún tipo de cosa que este nos ofrezca (ya que puede contener alguna sustancia). Es preferible desconfiar y estar alerta antes que ser muy crédula y caer en algo de lo que luego nos tengamos que arrepentir.

Ser perseverante pero no obsesionarse

Suele suceder que a medida que pasa el tiempo y las citas y no aparece la persona indicada las mujeres se desilusionan y obsesionan con el tema, sin embargo, cuanto más pendiente se está, peor es. Ya que se puede conocer a alguien en el momento y el lugar menos pensados. Si bien es preciso estar abierta, tampoco puede transformarse en una obsesión que interfiera con la vida cotidiana. La idea es encontrar a alguien por quien una se sienta atraída, un compañero, no se trata de estar con alguien simplemente por el hecho de no estar sola, sino de elegir estar con alguien porque se quiere estar con esa persona y no con otra.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)