Poliamor
Foto cortesía de lovemore

Eso de que las personas se enamoran, verdaderamente, una sola vez en la vida es bastante cuestionable. Las relaciones de amor de pareja van cambiando de acuerdo a la sociedad y época en que se desarrollen. La fidelidad convencional y la monogamia son, en nuestras sociedades occidentales, comportamientos aprendidos, impuestos por educación, como una regla de convivencia social.
Más allá de que haya personas que se enamoren una sola vez en la vida y para toda la vida, las sociedades modernas dan paso a múltiples expresiones de amor. Una de las formas innovadoras que ha tomado el amor romántico en los últimos tiempos es el llamado Poliamor.

¿Qué es el Poliamor?

La palabra Poliamor es un neologismo, es decir, una nueva palabra proveniente de otro idioma. En este caso, queda claro que Poli significa más de uno, por lo que se trata de relaciones de amor de más de dos individuos.
El poliamor comprende tener más de una relación amorosa, que puede ser o no, sexual. Estas relaciones con varias personas existen simultáneamente, se extienden en el tiempo y cuentan con el consentimiento y por supuesto, con el pleno conocimiento de todas las personas involucradas en las múltiples uniones.

Lo importante es que quede claro que no se trata de relaciones ocasionales (entendidas como aquellas que carecen de compromiso afectivo), sino que son relaciones que implican compromiso de todas las partes, cuidado y comprensión.
No es importante la orientación sexual, es decir las relaciones pueden ser de tipo homosexual, bisexual y heterosexual, lo determinante es la existencia de un compromiso y amor romántico, que involucra a más de dos personas.
Los poliamoristas (así se llaman las personas que practican este tipo de relación), creen en un amor de tipo incondicional, que no requiere de una relación monogámica, no existe para ellos eso de “Te amaré mientras me ames sólo a mí”.

Este movimiento nació hace algo más de 20 años en los Estados Unidos, se extendió a Inglaterra y Alemania rápidamente, y hoy en día es una práctica que se realiza en diferentes partes del mundo. Cuenta con varias asociaciones organizadas y legalizadas que impulsan el amor romántico sin necesidad de exclusividad.
En el año 2005, se realizó la primer Conferencia Internacional sobre Poliamor en la Ciudad de Hamburgo.
En la actualidad, el Poliamor se practica en todas partes del mundo y existen múltiples páginas y sitios web donde encontrar historias de Poliamor, consejos para combatir los celos, audiciones de radio por internet, y muchas formas de comunicación para acceder a la información sobre el tema, ya sea por curiosidad o porque aparece como una posibilidad nueva de relacionarse.

El Poliamor y sus valores

Para sus defensores y practicantes, el poliamor es una filosofía, una forma de celebrar la naturaleza que no ve a la infidelidad como a un enemigo, sino que ve mal la mentira. Si bien parece raro hablar de traición y fidelidad, en este tipo de relación, no lo es. Los poliamoristas establecen una escala de valores, la fidelidad y honestidad están en esa escala, sólo que el valor de esas palabras es diferente para ellos.

De todas formas un valor siempre es un valor y aquel que va contra los valores establecidos de común acuerdo en cualquier comunidad, está cometiendo una falta grave, contra su grupo y contra sí mismo, esto no es diferente para los poliamoristas.

Fidelidad

Para los poliamoristas la fidelidad representa ser honestos con sus relaciones. Establecen de antemano compromisos, por todas las partes conocidos, acordados y asumidos.

Respeto

Hay honestidad y comunicación con todos sus amores, siempre la verdad de lo que está sucediendo debe preceder a cualquier relación.

Negociación

No existe un modelo de Poliamor, sus propias características no lo permiten, de modo que es necesario establecer las reglas de funcionamiento, convenientes para todos los integrantes de cada grupo de poliamoristas, mediante la comunicación y la negociación. Ambos conceptos deben prevalecer y ser constantes mientras la relación dure, ya que los intereses personales pueden ir cambiando, sobre todo si tomamos en cuenta que no se basan en estándares sociales preestablecidos, y es necesario exponer las necesidades para buscar mediante la negociación, un nuevo orden que mantenga a todos los miembros de la relación conformes.

Desapego

Se basa en el viejo precepto de “si amas algo déjalo libre”, por lo tanto el amor posesivo para los poliamoristas debe ser evitado. Para ellos el amor que siente su amor por otro amor, es un factor enriquecedor para todos. Por supuesto que este concepto no es fácil de digerir, requiere de una fuerte confianza.
Cabe aclarar que el desapego es, a diferencia de los demás valores del Poliamor, el único que no es universal, es decir, hay relaciones que parten de la base de una relación de posesión que admite relaciones secundarias, pero la posesiva es la primaria y legítima, por decirlo de alguna manera.

Tipos de Poliamor

  • Polifieles: Son algo así como matrimonios con más de dos integrantes. Es una relación de monogamia pero con tres o más integrantes que se comprometen tanto física como emocionalmente entre sí, y se guardan fidelidad
  • Parejas Poli: Son aquellas parejas de dos miembros, que están abiertas a tener otras relaciones. En éste caso, las relaciones fuera de la pareja primaria, son consideradas de tipo secundario o terciario, y se mide la importancia en función de que tan involucrada esté la pareja primaria con la relaciones secundarias o terciarias
  • La Comuna: Son básicamente amigos que viven juntos y se relacionan entre ellos y con personas externas. Generalmente, se establecen reglas de convivencia y para la integración de nuevos miembros
  • Solteros Poli: Son personas que no tiene pareja estable, de ninguna índole, y que entablan múltiples relaciones no exclusivas y sobre la base de la honestidad
Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)