La posición cefálica es la que se considera apropiada para que el parto se pueda producir de modo natural. Cualquier otra presentación no es conveniente y se recurre a la intervención por cesárea si hasta el último momento el bebé no ha podido acomodarse adecuadamente.

Cuáles son las posiciones no aptas para el parto que requieren de la asistencia de una cesárea:

  • Fetos con posición de nalgas: El 3 por ciento de los nacimientos se debe a nacimientos en esta posición. Las caderas y rodillas suelen estar flexionadas
  • Hombros: Ocurre en menos del 1 por ciento de las situaciones. Se caracteriza por presentar primero en el momento del alumbramiento el hombro, tronco o brazo. Puede darse en partos prematuros o múltiples
  • Atravesado: No es muy común, pero hay veces en las que el niño durante todo el desarrollo de la gestación está ubicado transversalmente y así se queda hasta el final del embarazo, lo cual obliga a recurrir a una cesárea
  • Posterior: Esta posición es cuando la parte posterior de la cabeza se dirige hacia la columna vertebral de la madre. Esto origina que se sienta mucho dolor en la espalda y que el parto sea más doloroso y lento
  • Fetos con posición de pies: Una de las piernas del bebé está elevada y la otra se encuentra en posición al canal de parto
  • Pies doble: ambos pies son lo primero que se ve y se presenta en el canal de parto
  • Compuesta: Se refiere a aquella postura en la que más de una parte del bebé están posicionadas en el canal de alumbramiento. Por ejemplo la cabeza y un brazo
  • Flexión: La frente y la cara mirando hacia arriba del bebé son lo primero que se ven. En algunas ocasiones, estas posturas requieren la asistencia de la cirugía, pero la posibilidad es de una en 500

Consejos para que el bebé se coloque en el modo adecuado:

  • La posición de cuatro patas ayuda a calmar los dolores. Colocarse de este modo durante diez minutos al día puede contribuir a que el bebé retome el camino apropiado
  • Estar mucho tiempo sentada es perjudicial para la posición del niño. Hacer recreos de varios minutos y ponerse de pie de manera seguida
  • Limpiar el piso arrodillada es un consejo que ayuda a que la cabeza del bebé se mueva hasta el frente del abdomen materno
  • Inclinarse hacia adelante durante las contracciones
  • No permanecer mucho tiempo acostada en la cama (si no hay indicación médica contraria)
  • Sentarse sobre un almohadón

Cuáles son los factores que influyen en la posición que adopta un bebé dentro del útero:

  • Si la madre no es primeriza, sus músculos estarán más flexibles lo cual le permitirá al niño moverse y cambiar de posturas cuando lo desee
  • Si la pelvis materna es muy estrecha, existe la probabilidad de que el bebé no se pueda colocar correctamente en el canal del parto
  • Las posturas de la madre durante el embarazo influyen para que el niño nazca en una posición anterior o posterior, ya que si se permaneció mucho tiempo sentada durante la gestación es posible que el feto adopte una posición posterior, ya que estará más elevado que lo normal la mayor cantidad de tiempo

A tener en cuenta:

  • Mediante los controles de rutina, el médico puede informarle a la madre en qué posición se encuentra el niño
  • Durante la semana 30 de embarazo, el bebé puede comenzar a rotar para prepararse para el alumbramiento. Si no ha conseguido ubicarse de manera correcta hasta la semana 35, es muy difícil que luego vaya a hacerlo
Puntaje: 
Sin votos aún