Tiroiditis posparto

Es un síndrome de disfunción de la glándula tiroides, una inflamación de la misma transitoria o definitiva, que se manifiesta en el primer año después del parto en, alrededor, de 5 de cada 100 mujeres.

Se presenta con mayor frecuencia en mujeres jóvenes y es más común cuando hay depresión postparto.

Esta condición tiene dos fases el hipertiroidismo e hipotiroidismo. Algunas de las mujeres que desarrollan la primera fase de la tiroiditis postparto, es decir hipertiroidismo, mejoran a los pocos meses y no desarrollan la segunda fase de hipotiroidismo. Pero en general la mayoría la desarrolla y en 1 de cada 5 casos de manera permanente, lo que implica tratamiento con hormona tiroidea de por vida.

Factores de riesgo

  • Trastorno del sistema inmunológico
  • Antecedentes familiares o personales de problemas con la tiroides
  • Antecedentes de tiroiditis postparto

Primera fase: Hipertiroidismo

En el hipertiroidismo, la tiroides no funciona correctamente y segrega más hormonas tiroideas de las que debería, lo que hace que el metabolismo se acelere. Esta fase se extiende, generalmente, entre 2 y 4 meses.

Síntomas del hipertiroidismo

  • Pérdida inexplicable y repentina de peso
  • Arritmias
  • Nerviosismo
  • Cansancio
  • Sudoración
  • Mayor sensibilidad al calor

Esta condición puede perdurar por varios meses y si la tiroides no vuelve a funcionar con normalidad puede producirse la segunda fase: El hipotiroidismo.

Segunda fase: Hipotiroidismo

En el hipotiroidismo, la glándula tiroides no produce suficientes hormonas tiroideas y el bajo nivel hace que se reduzca el metabolismo y aparezcan síntomas. Esta fase puede extenderse hasta por 1 año.

Síntomas

  • Bocio: Aumento del tamaño de la glándula tiroides
  • Incremento de peso
  • Caída del cabello
  • Uñas quebradizas
  • Depresión
  • Mayor sensibilidad al frío
  • Sequedad en la piel

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza teniendo en cuenta los síntomas y se confirma mediante la realización de análisis de laboratorio.

Tratamiento

Primera Fase: Hipertiroidismo

En general no es necesario tratamiento, puesto que los síntomas son leves y la duración de esta fase es corta. En casos de síntomas más fuertes, puede indicarse bloqueador beta para disminuir el ritmo cardiaco y controlar los nervios.

Segunda Fase: Hipotiroidismo

En esta fase el tratamiento consiste en terapia de remplazo hormonal con T4, durante 6 a 12 meses. Luego de ese período se corta el tratamiento para ver si la glándula vuelve a funcionar con normalidad. En muchos casos la tiroides vuelve a su funcionamiento normal y en otros se desarrolla la enfermedad y el tratamiento debe seguirse de por vida.

Puntaje: 
Promedio: 5 (2 votos)