Síndrome postvacacional en menores

El síndrome o la depresión postvacacional en niños, es un estado de ánimo negativo que se presenta luego de las vacaciones, cuando hay que retomar las obligaciones, en el caso de los más pequeños la escuela.

Tiene una directa relación con el nivel de complacencia que cada niño tiene en la escuela. Es decir no es lo mismo para un niño volver de sus vacaciones a un lugar donde se siente bien, cómodo, tiene amigos, etc., que volver a uno dende la pasa mal, no se siente a gusto, etc.

Los síntomas del síndrome postvacacional abarcan:

Suelen presentarse ni bien finalizan las vacaciones o unos días antes.

  • Fatiga
  • Dificultades de concentración
  • Trastornos digestivos
  • Dolor de cabeza
  • Insomnio
  • Desánimo
  • Irratibilidad
  • Apatía

Para prevenir el síndrome postvacacional en los niños se recomienda:

  • Reestablecer los horarios para ir a la cama
  • Un tiempo antes de que terminen las vacaciones, se recomienda reordenar los horarios de ir a la cama en la noche, de modo que cuando el niño deba volver a la escuela, el levantarse temprano no sea tan sacrificado. De a poco, gradualmente comenzar a pedirle que vaya a la cama más temprano y al otro día levantarlo antes también.

  • Evitar dejar cosas para última hora
  • No dejar la compra de los útiles escolares, el uniforme, los libros, etc., para último momento, ya que esto genera mucho estrés. Es mejor hacerlo con tiempo, tranquilidad, organizadamente, haciendo que los niños participen forrando libros, pegando etiquetas, preparando mochilas, etc., de este modo se controlará mejor su ansiedad.

  • Destacar los aspectos positivos de la vuelta al colegio
  • Recordarles que se reencontraran con amigos, que podrán ir a jugar juntos a la plaza, organizar pijamadas, lo divertido de los recreos, los cumpleaños, etc.

  • Coordinar encuentros con los compañeros antes de la vuelta a clases
  • Una buena idea para comenzar un acercamiento al colegio, previo al comienzo de clases, es organizar con otros padres encuentros entre los niños. Que unos vayan a jugar a la casa de otro, llevarlos a varios al cine, etc. Favorecer el reencuentro previo, para que las cosas sean más fáciles para ellos y se vayan acostumbrando nuevamente a las relaciones.

  • Tener una actitud positiva
  • Muchas veces los padres sin darse cuenta transmiten a los niños sus sentimientos y estados de ánimo. Es cierto que a nadie le gusta terminar sus vacaciones y retomar las obligaciones, pero es algo que inevitablemente hay que hacer y lo mejor es hacerlo con una buena actitud, positiva, optimista y alegre. Sino le transmitimos a los niños la angustia y el mal humor y ellos tienen mucho menos herramientas que los adultos, para manejar este tipo de sentimientos y situaciones.

Puntaje: 
Sin votos aún