Síndrome del emperador

Se trata de un trastorno de conducta que afecta a los niños y se caracteriza por un sentimiento de autoridad frente al resto de las personas, comenzando por los padres. Si bien no hay un cuadro clínico para éste, refiere a los niños que presentan características que incluyen: Falta de responsabilidad frente al castigo, ausencia de apego para con sus progenitores y demás adultos e inestabilidad emocional.

Generalmente se culpa a los padres por este tipo de conductas, cuando éstos son muy permisivos y sobre protectores. Sin embargo, influye la genética y la sociedad, ya que promueve las conductas individualistas y exitistas por sobre todo.

Es más frecuente en la clase alta y la clase media y en los varones.

Causas del síndrome

La estructura de la familia se ha modificado bastante en los últimos tiempos, los divorcios, los hijos de madres solteras, las familias ensambladas, la llegada cada vez más tardía de los hijos. etc., se han vuelto muy frecuentes. Es en este marco donde el síndrome del niño emperador tiene lugar. Cuando para que el niño no sufra más de lo que ya lo hace por su contexto familiar, se lo sobreprotege, satisface constantemente y no se le ponen límites.

Hasta el año, todos los niños son tiranos y los demás cumplen la función de satisfacción de sus necesidades. De allí en adelante, aprenden estrategias para conseguir lo que quieren (las rabietas por ejemplo) y si no se los frena puede terminar en una tiranía infantil.

A los 4 años, lo frecuente es que los niños ya puedan verbalizar su rabia y hacia los 5 más o menos controlarla. Pero esto no sucede así con aquellos que padecen el síndrome del emperador, los que intentarán por todos los medios permanentemente de imponer su voluntad. Ellos se tornan agresivos, tienen berrinches en público y transforman la vida de sus padres y familia en un absoluto calvario. Los padres acaban por ceder a cambio de una paz transitoria y ello gradualmente va a desembocar en niños que tienen el control sobre sus padres y más adelante en adolescentes maltratadores de los mismos.

¿Cómo actuar ante el niño con síndrome de emperador?

La frustración es un sentimiento necesario para el desarrollo del niño. Él necesita reglas, rutinas, límites, etc. Los padres deben ejercer su autoridad con amor y constancia, permitiendo que el niño se frustre.

Algunas recomendaciones:

  • Los dos padres deben coincidir en la forma en que educar a sus hijos, ponerse de acuerdo aunque sea en las cosas más importantes, de modo de no desautorizarse el uno al otro frente al niño, de no demostrar fisuras de donde él pueda agarrarse para salirse con la suya
  • Cuando el niño es un tirano tratar de sumirlo y no buscar justificarlo diciendo cosas tales como tiene carácter
  • Ser firmes en los límites. Una vez que se dice que no a algo, mantenerse y no ceder ante estrategias del niño
  • No argumentar para tratar de convencerlo ya que al niño tirano no le sirven las palabras. Tan sólo dejar en claro cuales son las reglas y que deben cumplirse
Puntaje: 
Sin votos aún