Incontinencia Urinaria
Foto cortesía de dizznbonn - Flickr.com

La incontinencia urinaria es bastante habitual durante el embarazo y los primeros tiempos del postparto.

Durante la gestación se produce a causa de la presión que el útero hace sobre la vejiga comprimiéndola debido al crecimiento del feto, reduciendo la capacidad de la misma y afectando el normal funcionamiento de la uretra, haciendo que con menor volumen de orina, se desencadene el reflejo de orinar.

La incontinencia en el embarazo va desde las constantes y apremiantes ganas de orinar, condición que se vuelve más frecuente en los últimos meses del embarazo por el desarrollo del feto (que crece y ocupa mayor lugar dentro del cuerpo), hasta el vencimiento total del orificio de la uretra (responsable de que se pueda retener la orina) , lo que provoca pérdidas de orina involuntarias al reír, toser, estornudar o levantar peso.

En los últimos meses de gestación se debe tener particular atención y cuidado con no confundir las pérdidas de orina con las de líquido amniótico, para ello es preciso oler las pérdidas y verificar su color para asegurarse de que no es líquido, porque de lo contrario se deberá llamar al médico de inmediato.

La incontinencia urinaria en el postparto

Algunas mujeres padecen de incontinencia urinaria en el postparto a causa del propio proceso del parto, por la inflamación e hinchazón de la uretra, los movimientos de los órganos de la pelvis, etc.

Algunas sugerencias para controlar la incontinencia durante el embarazo

  • Evitar los líquidos picantes, con cafeína, gaseosas y los cítricos ya que producen irritación en la vejiga
  • Evitar el sobrepeso, ya que este influye negativamente en la incontinencia porque los kilos de más hacen una presión extra, además de la del feto, sobre la vejiga
  • Al reír, estornudar, toser, levantar peso, o realizar algún movimiento brusco, cruzar las piernas o contraer los músculos del piso pélvico (ejercicios de Kegel
  • Evitar el estreñimiento para impedir la presión sobre la vejiga y el consecuente debilitamiento de los músculos pélvicos, tomar abundantes líquidos y consumir mucha fibra para ello
  • Los cambios que el embarazo produce en el organismo, favorecen las infecciones urinarias, para prevenirlas es importante al higienizarse la vagina de adelante hacia atrás, utilizar ropa interior de algodón, no ajustada y no realizar baños de inmersión
  • Para prevenir o mejorar la incontinencia, se puede recurrir a la realización frecuente de los ejercicios de Kegel (contraer los músculos que rodean la vagina), la programación de la micción (orinar siempre a las mismas horas previamente establecidas, 2 o 3 horas antes de tener ganas de orinar para asegurarse que la vejiga está continuamente vacía) o la combinación de las dos técnicas mencionadas (ejercicios de Kegel y programación de la micción)
Puntaje: 
Sin votos aún