Manos tomadas de mama y bebe

El buen descanso es fundamental en cualquier momento de la vida y mucho más durante el embarazo. Esto no siempre se logra debido a las molestias propias de este período: la acidez, los calambres, la dificultad de encontrar acomodo en la cama con el peso del útero y demás. Existen estudios que afirman que la falta de sueño en la gestación, se asocia con un mayor riesgo de parto prematuro y aquí cobra otra relevancia el lograr vencer los trastornos del sueño.

Jane Warland, profesora asociada en la Universidad del Sur de Australia y autora principal de un estudio que hace una revisión de varias publicaciones sobre el tema (aparece en una edición en línea de la revista “Sleep Medicine Reviews”), señaló:

Los adultos duermen durante un tercio de sus vidas, y un bebé también duerme durante un tercio de su gestación, así que tiene sentido que el sueño materno podría tener un impacto en la salud del feto.

…encontraron consistencias entre las madres que sufrían de apnea obstructiva del sueño, de sueño de corta duración y de sueño de mala calidad, lo que podría aumentar las probabilidades de nacimiento prematuro, y quizá incluso de un mortinato.

…el hallazgo más significativo sugirió una relación entre el nacimiento prematuro y la apnea del sueño de la madre; cuatro de los cinco estudios de mayor tamaño mostraron una conexión clara entre ambas cosas.

Michele Okun, profesora asistente de psiquiatría y psicología en la Universidad de Pittsburgh School of Medicine y un grupo de colegas, realizaron un estudio en el cual fueron evaluados los casos de 166 mujeres que fueron atendidas en un centro médico en el primer trimestre del embarazo. Se les realizó preguntas sobre la calidad del sueño y encontraron que el riesgo de parto prematuro en la primera parte del embarazo en las mujeres con trastornos del sueño asciende al 25% y al 18% en la última parte.

La autora del estudio, Okun, señaló al respecto:

… es un factor de riesgo importante en el nacimiento prematuro. […] Probablemente ocurra ante la presencia de otros factores de riesgo, pero el sueño puede ser medido fácil y rápidamente en las consultas prenatales. […] Los datos sugieren que las modificaciones de la conducta podrían tener resultados beneficiosos.

Los investigadores expresaron:

Creemos que el momento y la cronicidad de la falta de sueño durante el embarazo pueden afectar a diferentes vías fisiológicas que pueden aumentar la vulnerabilidad de las mujeres a la infección posterior, estrés, u otros factores de riesgo psicosocial. Ya se trate de la calidad del sueño pobre o de corta duración del sueño, trastornos del sueño se ha relacionado, en la investigación anterior, con una respuesta inflamatoria (es decir, elevado en circulación y estimula los niveles de citoquinas).

Lo importante de estos descubrimientos, es que la mujer embarazada pueda hablar con su médico tratante, explicarle si experimenta trastornos del sueño y buscar la mejor alternativa de tratamiento. Así además de disfrutar de su embarazo y descansar plenamente, podrá prevenir el riesgo de parto prematuro.

Puntaje: 
Sin votos aún