Anemia en los bebes

La anemia es una afección relacionada con los niveles de hemoglobina en el organismo. La hemoglobina es una sustancia que facilita el transporte del oxígeno por los órganos y tejidos del cuerpo humano.

Los niveles de hemoglobina se miden en los glóbulos rojos a través de un análisis de sangre y los resultados se analizan atendiendo a criterios de sexo y edad del paciente.

Valores normales en la infancia

Cualquier valor inferior a los 11 g/Dl. para los bebés con un rango de edad inferior a los 6 meses y por debajo de 12 g/Dl. para los bebés mayores de esa edad, es diagnosticado como un cuadro de anemia.

Diagnóstico de gravedad

Es la Organización Mundial de la Salud quien establece los rangos de severidad de la enfermedad, tipificando los valores dentro de los siguientes criterios:

  1. Hemoglobina por encima e 10 g/Dl., anemia leve
  2. Hemoglobina entre 8 y 10 g/Dl., anemia moderada
  3. Hemoglobina por debajo de 8 g/Dl., anemia severa

Causas de la anemia infantil

  1. Falta de hierro
  2. Esta es la principal causa, se produce por una alimentación inadecuada, bien de la madre durante el embarazo o bien del niño a partir de su inicio a la alimentación sólida. La carencia de alimentos ricos en hierro provoca adicionalmente, una ingesta deficiente en vitamina C por lo que la absorción de los nutrientes de los alimentos es insuficiente.

  3. Parásitos intestinales
  4. Gusanos, éstos provocan pérdidas de sangre.

  5. Consumo de leche entera
  6. Los menores de un año no pueden tomar leche entera, no es adecuada ya que provoca una perdida de glóbulo rojo.

  7. Enfermedades
  8. Existen varias afecciones asociadas a la infancia que provocan la pérdida de hemoglobina.

  • infecciones urinarias
  • Citomegalovirus
  • Insuficiencia renal
  • Tumores
  • Carencia de vitamina B12 o falta de ácido fólico
  • Síntomas

    En función de lo avanzado del estado anímico, los síntomas físicos más comunes del niño con anemia son:

    • Sensación permanente de frío
    • Palidez
    • Sueño
    • Decaimiento
    • Irritabilidad
    • Debilidad muscular
    • Adelgazamiento
    • Taquicardia
    • Infecciones repetidas
    • Retraso en el crecimiento
    • Falta de motricidad

    Adicionalmente, los cuadros de anemia provocan, según investigaciones recientes, un desequilibrio de la química cerebral por lo que los niños con anemia crónica pueden tener retraso del aprendizaje y fracaso escolar, además de trastornos conductuales.
    Diagnóstico

    Es imprescindible realizar un historial clínico del menor a fin de obtener información sobre los antecedentes familiares y establecer un posible factor de riesgo.

    Hábitos alimenticios y exámenes físicos, que se complementarán con pruebas de laboratorio así como exámenes para determinar los niveles de hierro.

    Tratamiento

    Existen tratamientos variables en función de la causa y lo severo del cuadro anímico.

    Como norma general se prescribirá un tratamiento basado en el aporte extraordinario de vitaminas, hierro y oligoelementos. La administración del tratamiento es siempre por vía oral y se mantendrá en función de la evolución de reflejada en las pruebas de laboratorio.

    Prevención

    1. Embarazo: La prevención comienza durante el embarazo. El control prenatal es fundamental para evitar cuadros de anemia en la madre
    2. Lactancia materna: Adicionalmente, la lactancia materna minimiza el riesgo del niño de sufrir anemia
    3. Alimentación adecuada
    4. Suplementos preventivos de hierro partir de los tres meses de edad

    Conclusiones

    La mejor forma de prevenir los cuadros de anemia en los niños es acudiendo a los controles periódicos con el pediatra. Consulte con el profesional cualquier duda que tenga sobre el desarrollo de su hijo o cualquier síntoma anómalo que pueda observar.

    Puntaje: 
    Sin votos aún