como cuidar un piercing

Las perforaciones en la piel deben ser una decisión bien pensada, puesto que las consecuencias de un proceso mal realizado pueden conllevar a infecciones graves. Al igual que un tatuaje, estas prácticas merecen ciertos cuidados que deben ser realizados con rigurosidad para evitar malos resultados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó, en su documento Directrices mixtas OIT/OMS sobre los servicios de salud y el VIH/SIDA , ciertas recomendaciones que tienen que ver con las atenciones que se deben seguir para eludir resultados fatales a la hora de realizarse un piercing.

Cuidados

Es por ello que hay que tener claros cuáles son los tratamientos básicos para evitar afectaciones en la piel. A continuación, se presenta un listado sobre los más conocidos y relevantes:

  1. Mantener el área limpia y libre de bacterias. Esto quiere decir que es importante evitar el contacto de la zona perforada con manos sucias o algún objeto que pueda estar infectado.
    Es por ello que es necesario lavarse las manos constantemente y utilizar ropa limpia.
  2. Deshacerse de las costras. Esto se logra con sumo cuidado, humedeciendo la parte alrededor del piercing para suavizar las costras y retirarlas poco a poco. Esto con la idea se no arrancar la costra seca para evitar infecciones y un mayor daño en la piel. También se puede aplicar cremas cotizantes con un algodón para humedecer la herida y retirar la costra.
  3. Esterilizar la herida. Luego de limpiar la perforación se puede aplicar un poco de suero fisiológico para una mayor esterilización de la zona. Si estos pasos no se siguen el riesgo de las infecciones es mayor.
  4. Piel seca. Luego de limpiar y esterilizar la herida es importante que sea secada para evitar riesgos. Esto puede realizarse con hisopos limpios y sin usar para un mejor alcance y menor contacto con otros objetos.
  5. Es importante resaltar que el uso de alcohol o agua oxigenada no debe ser tomado en cuenta porque esto retrasaría la cicatrización. Entonces si se sospecha de infección es mejor utilizar pomadas como la povidona iodada.
  6. Ropa holgada. Para finalizar, es poco recomendable el uso de ropa ceñida al cuerpo porque el roce de la tela con el piercing puede provocar irritación e infección.

Los piercings son mayormente usados por personas en edades comprendidas entre los 15 y 25 años, quienes suelen colocarse objetos como argollas, aros y zarcillos referentes a sus gustos. Pero existe un alto peligro con esta práctica y es la exposición a infecciones que pueden tener finales fatales.

Por otro lado, la OMS advierte que el Virus de Hepatitis C (VHC) puede ser transmitido mediante el contacto de sangre a sangre. Los piercings se realizan con herramientas que tienen roce con el líquido sanguíneo y pueden infectarse fácilmente. Esto se convierte en un medio activo de transmisión para la el VHC. Siendo así, antes de realizarse este proceso es importante estar pendiente de que los utensilios se encuentren esterilizados.