El estrés en el embarazo

Si bien el embarazo es una de las etapas más maravillosas en la vida de una mujer, llena de felicidad y emoción; también es cierto que muchas inquietudes y preocupaciones caracterizan este momento. Los miedos por la salud y bienestar del bebé; por ser una buena madre; por poder hacerse cargo del bebé; por los gastos y el dinero, etc. Son muchas las cosas que se vienen a la cabeza de una mujer embarazada y algunas veces no permiten que disfrute de su embarazo en total plenitud. Para evitarlo algunos consejos simples:

1

Descansar y dormir

Si bien es algo que está sabido por demás, no siempre las mujeres embarazadas lo hacen. Y esta es la etapa perfecta para relajarse, descansar, dormir siestas durante el día, recortarse con las piernas en alto, etc. Es un beneficio tanto para la madre como para el bebé y una vez que este nazca, encontrar los tiempos como para hacerlo es realmente mucho más difícil. Buscar momentos en el día en los cuales poder tomarse un tiempo para estar tranquila y relajada, tanto el cuerpo como la mente.

2

Practicar técnicas de relajación

Hay varias maneras de relajarse y alejar el estrés. Los masajes, el yoga, la meditación, ejercicios de respiración, etc.

3

Compartir las preocupaciones

Hay temores e inquietudes que son compartidos por la mayoría de las embarazadas: Si el bebé será sano, si podrán cuidarlo solas, quien lo cuidará cuando haya que volver al trabajo, etc. Poder hablar con otras mujeres que ya han sido madres, sirve mucho para comprender que no se está sola, que no se es la única con esos sentimientos. En este sentido acudir a clases de parto y poder compartir inquietudes y experiencias con otras futuras mamás que están en la misma es muy bueno. Pero hablar con la pareja y transmitirle los miedos y angustias también ayuda a aliviarlos.

4

Organizar las finanzas

La llegada de un bebé afecta ineludiblemente la economía familiar. Hay gastos fijos muy importantes como salud, pañales, ropita, accesorios (biberones, chupetes, etc.) que implican gastos cotidianos importantes. En este sentido, organizarse es la solución. Si hacer frente a tantos nuevos gastos quita el sueño, aceptar todo tipo de ayudas y regalos puede ser la solución. Muchas veces los amigos o familiares que ya han tenido hijos tienen cosas de bebé en buenas condiciones que pueden prestar o regalar y así ahorrar en la compra. Por ejemplo, ese tipo de cosas grandes y que no se estropean con tanta facilidad como la cuna, el coche, la sillita para el automóvil, etc.

5

Ejercicio físico y alimentación

Una alimentación equilibrada y la práctica regular de ejercicio físico, son prefectos para aliviar tensiones y alejar el estrés. Eso sí es importante hacer alguna actividad física permitida y segura durante el embarazo.

Puntaje: 
Sin votos aún