Biberon para el bebe

La alimentación ideal para los primeros seis meses de vida del bebé es la leche materna. Pero hay casos, en que la madre no puede dar de mamar a su bebé (porque tiene que salir a trabajar o porque no tiene suficiente leche) y debe recurrir al biberón. Aquí comienza la disyuntiva de cuál comprar, ya que el mercado está inundado de diferentes tipos de modelos y marcas, con tetinas especiales y diferentes mecanismos. Lo importante es elegir un biberón práctico y funcional, que sea fácil de higienizar y que resista los golpes. Para ello hay que conocer la oferta para luego elegir con propiedad.

Tipos de biberones

Los biberones se diferencian básicamente por el material del cual están hechos, su tamaño, sus diseños y formas.

Materiales

Biberón de vidrio: Son los más higiénicos, debido a que en el vidrio, al no ser poroso, no quedan residuos de alimento y no se impregna de olores. Se limpian y esterilizan con mucha facilidad. Además soportan los grandes cambios de temperatura. Esta clase de biberón es utilizado, habitualmente, durante los primeros meses de vida del bebé. La contra que tiene este material, es que es rompible, por lo cual a medida que el bebé va creciendo y aumentan sus movimientos, es preferible sustituirlo por uno irrompible. Biberón de plástico: Las características básicas son muy similares a las del de vidrio. La diferencia más importante es, obviamente, el material. Si bien el plástico no se rompe y es más liviano, se deteriora con el uso, se opaca, raya y mancha, por lo cual hay que cambiarlo cada 5 o 6 meses. Pero se higienizan y esterilizan de forma sencilla y soportan bien los cambios de temperatura. Los plásticos pueden contener ftalatos y bisfenol-A, dos tóxicos que deben evitarse por lo que deben elegirse marcas que garanticen las normas de fabricación exigidas. Biberón anticólico o descartable: tiene dentro una bolsa de plástico descartable, que se llena de leche y se tapa con la tetina. El beneficio de este tipo de biberón es que el bebé no traga aire, debido a que la bolsa se contrae a medida que éste toma la leche. La contra que tienen es su precio, son muy caros.

Tamaños

Los tamaños más comunes de biberón son de 90 ml (para los bebés recién nacidos que toman poca leche lentamente), de 120 ml (al mes del bebé, cuando toma más leche), de 240 ml (a los 6 meses cuando toma un biberón completo).

Formas y diseños

Clásicos: Son los convencionales, largos y rectos que facilitan la medición precisa de la leche. Anchos: Son bajos, rectos y anchos. Resultan muy cómodos para el bebé que los puede tomar con sus manos. Ergonómico: Son los que presentan en el diseño de la botella un doblez que impide que el bebé trague aire al succionar, ya que la tetina siempre está llena de leche. Su base se desmonta lo que facilita mucho la limpieza. Con diseños infantiles: Son muy divertidos para los niños, porque resultan llamativos, pero el inconveniente es que son muy difíciles de limpiar por sus formas y porque algunos no son transparentes. Con asas: Son ideales para cuando el bebé ya puede agarrar con sus manos el biberón y las asas se lo facilitan.

Tetinas

Las tetinas son una parte fundamental del biberón, su función es la más importante: suplantar la forma y la función del pezón materno. Las tetinas también varían según el material del que están hechas, hay tetina de silicona y de caucho, de distintas formas (redondas, anatómicas) y tamaños (de acuerdo a la edad del bebé). La gran mayoría de marcas de biberones admiten el intercambio de tetinas con otras de distinta marca.

Materiales

Silicona: Es una goma de origen artificial transparente. Su ventaja es que no se deforma, mancha ni absorbe los olores. Caucho: La principal ventaja es que es una goma natural (proviene de la corteza del árbol), resistente, suave y blanda. La desventaja es con el uso se deteriora mucho, se estira, se llena de hongos, se mancha y absorbe los olores.

Formas

Tetina anatómica: ideal para los primeros meses de vida. Tetina de tres posiciones: cambia el caudal del líquido en función de la necesidad. Tetina antirregurgitación: es una tetina más grande que las habituales, diseñada para permitir el pasaje de leche espesa, que es la que se asienta mucho mejor en el estómago. Tetina para evitar el hipo: están diseñadas para que el aire que trague el bebé mientras mame sea mínimo. Tetina anticólico: hay dos tipos de tetinas anticólico. El que en la base de la tetina posee un sistema de pestaña que se dobla cuando el bebé succiona. Y otro que tiene desniveles en la base de la tetina. Ambos sistemas evitan que se produzca vacío, que el bebé trague aire y por consiguiente disminuyen los cólicos.

Tamaños de tetinas

La tetinas para recién nacidos deben ser pequeñas y tener un orifico chico o varios muy chiquitos, simulando los del pezón. Alrededor de los 4 meses, la tetina a utilizar debe ser más grande y el orificio también.
Puntaje: 
Promedio: 3 (1 voto)