Foto cortesía de Mait Jüriado - Flickr.com

Es una de las etapas más esperadas por las madres. Introducir los primeros alimentos en la dieta de un bebé es una tarea emocionante y llena de sorpresas.

Hay que tener en cuenta que deben introducirse de a poco para ver si el bebé reacciona indebidamente ante algún ingrediente, pero lo más habitual es que el niño se adapte con alegría y entusiasmo a este nuevo proceso de alimentación que hará que se sienta de mejor ánimo y la madre un tanto más descansada.

Cuáles son los alimentos que pueden ir incorporándose lentamente a la dieta del bebé:

  • Cereal de arroz fortificado con hierro (papilla). Cuando el niño se haya acostumbrado a este cereal (unas dos semanas), se podrá intentar con otros cereales de avena o cebada y gradualmente se introducirán otros alimentos. No hay que olvidar que los bebés necesitan al principio tan sólo un par de cucharaditas para quedar satisfechos
  • Plátano (papilla)
  • Trozos de zanahoria hervida (en papilla)
  • Trozos de patata (papilla)
  • Calabacín o zapallo (en papilla)

Información interesante a tener en cuenta:

  • La leche sigue siendo el alimento más importante, pero ya es necesario a esta edad incorporar otros alimentos para que el organismo vaya absorbiendo nuevos y necesarios nutrientes
  • Es una experiencia nueva para padres e hijos. Debe hacerse con paciencia ya que las primeras veces, la falta de costumbre puede provocar molestia en el bebé
  • El niño se ensuciará y a veces demasiado. Hay que mantener el control para que este proceso que es de práctica no se convierta en un estado de estrés para ambos

Algunas recomendaciones importantes para que los padres tengan presentes:

  • Conseguir una silla alta donde el niño pueda estar debidamente sujeto y se le puedan ofrecer los alimentos con facilidad
  • El bebé debe poder tocar la comida. Ofrecerle una cuchara pequeña para que experimente y darle de comer con otra
  • Lavar las manos del niño antes de comer
  • El vaso del bebé debe ser de plástico y se recomienda que tenga asas para que lo pueda sostener con facilidad
  • Servirle pequeñas cantidades en el plato. Los alimentos deben estar muy bien licuados ya que los músculos del bebé todavía no están lo suficientemente desarrollados como para masticar
  • Se recomienda que almuerce y cene siempre con demás integrantes de la familia para que vaya adquiriendo los hábitos de buena educación. El niño copiará todo lo que ve
  • El bebé no debe ser presionado. Habrá alimentos que rechazará y es normal. Es importante aceptar los límites y respetarlos. Al día siguiente se podrá volver a intentar con el alimento que no le gustó
  • No perseguir al niño con la cuchara para que coma
  • No darle premios o castigos por comer o dejar de hacerlo
  • Hacer de los horarios de comida un espacio ameno y agradable. Dejar el estrés que implica para los padres el querer que el bebé coma todo. Ellos todo lo somatizan y si ven signos de nerviosismo será mucho más difícil de manejar la situación

El bebé ya no se despertará por hambre a la noche, esta es una buena noticia para los padres. Es una de las etapas que originan más emoción tanto en los adultos como en el niño que descubre colores y sabores nuevos. Siempre es conveniente consultar al pediatra antes de darle algún alimento que se quiera ya que hasta el año de edad hay comidas que pueden provocar alergias y es mejor mantenerlas apartadas de la dieta.

Puntaje: 
Sin votos aún