Citomegalovirus en el embarazo
Durnate la lactancia puede transmitrise el virus al bebé

El Citomegalovirus (CMV) es una infección viral que causa el virus del herpes y que puede transmitirse al bebé durante el embarazo. Generalmente no produce síntomas o son muy similares a los de una gripe leve. Aproximadamente, el 50% de las embarazadas ya han tenido antes y generalmente no necesitan preocuparse durante el embarazo. Sin embargo, una mujer infectada puede pasar el virus al bebé durante el embarazo y la lactancia.

De acuerdo con datos de la Academia Estadounidense de Pediatría, cerca del 1% de los bebés nacen con esta infección y el 90% de los bebés infectados no presenta síntomas al nacer. Pero entre un 10 y un 15% desarrolla una o más incapacidades permanentes como pérdida de la vista, auditiva o problemas del aprendizaje durante los primeros años de la vida.

¿Cómo se transmite el CMV al bebé?

La madre puede trasmitirle el virus al bebé antes, durante el parto o durante la lactancia a través de la leche materna. Los bebés contagiados durante la lactancia es poco frecuente que sufran graves problemas relacionados con el virus.

Un 10% de los bebés infectados presenta síntomas al nacer que abarcan:

  • Problemas del hígado
  • Erupción cutánea
  • Bazo más grande de lo normal
  • Ictericia
  • Tamaño pequeño
  • Convulsiones

Alrededor de un 20% de los bebés con CMV muere y entre un 80 y 90% de los que sobreviven desarrollan incapacidades graves como parálisis cerebral o retraso mental.

¿Qué mujeres tienen mayor riesgo de transmitir el CMV a sus bebés?

Las mujeres que contraen la infección de CMV durante el embarazo por primera vez, tienen probabilidades de 1 en 3 de transmitirlo al feto durante cualquier etapa del mismo. Y hay estudios que sugieren que hay mayores posibilidades de que el bebé se vea afectado gravemente con la infección, si la contrae durante las 20 primeras semanas.

¿Cómo prevenir la infección de CMV durante el embarazo?

  • Las mujeres embarazadas con hijos pequeños o que trabajan en guarderías o con niños pequeños pueden disminuir el riesgo con una buena higiene, ya que hasta un 70% de los niños de entre 1 y 3 años pueden excretar el virus a través de sus fluidos corporales y trasmitírselo a los demás
  • Lavarse muy bien las manos luego del contacto con las secreciones nasales, la orina, la saliva, etc., de los niños pequeños, inclusive tras cambiar los pañales, limpiar su baba, mocos, etc.
  • Evitar compartir vasos, utensilios y alimentos con niños pequeños
  • Evitar besar en la boca a los niños pequeños
Puntaje: 
Sin votos aún