Incompatibilidad de sangre entre la embarazada y el bebe
Foto cortesía de i-wallpaper.ru

Mientras que en algún momento se trataba sólo de una circunstancia muy poco recurrente en los muchísimos embarazos que se promediaban con estadísticas durante un año y otro, estando en el 2009 parece que esta anomalía es bastante regular y, por esta razón, hay que tener mucho cuidado con no tomar las medidas necesarias al momento de quedar embarazada para así conocer cualquier tipo de complicación de incompatibilidad entre el grupo sanguíneo del bebé y de la madre. En casos extremos se podría llegar a perder la vida de este pequeño niño que está por nacer.

Los seres humanos disponemos de distintos grupos sanguíneos los cuales, a su vez, se presentan como incompatibles unos con otros dependiendo del grupo al cual hagamos referencia, por ello deberemos tener en claro que si somos parte de aquellos que poseen el grupo “ABO”, el tipo de sangre que tenemos en nuestro cuerpo es “A”, “B” u “O”.

Además existe una incompatibilidad para recibir de uno u otro grupo en este mismo caso, a saber:

  • Si somos A, no podemos recibir B, sólo A y O
  • Si somos B, no podemos recibir A, sólo B y O
  • Si somos AB, podemos recibir cualquier tipo A,B y O
  • Si somos O, sólo aceptamos O

De esta misma forma, también existe el grupo sanguíneo Rh, el cual se subdivide en “positivo” y “negativo”, siendo incompatibles unos con otros pues se desarrollan anticuerpos que finalmente provocan la destrucción del supuesto invasor.

La incompatibilidad con el tipo sanguíneo entre la madre y su bebé amerita la realización de un análisis clínico para determinarlo en el primer trimestre de embarazo ya que la incompatibilidad Rh es más delicada y necesita de la administración de fármacos que frenen la reacción autoinmune luego del primer parto.

La llamada incompatibilidad ABO entre la madre y su hijo (cuando está en el vientre), provocan que los anticuerpos de la madre ataque a la sangre contenida en el pequeño debe y terminen en un caso fatal por destruirla, mientras que en otras circunstancias pueden provocar que el niño nazca finalmente con una anemia, la que puede ser leve o severa, e inclusive se han observado casos en que se afecta en gran medida al sistema nervioso, dejando secuelas que en muchos casos son irreversibles.

¿Qué hacer si nos diagnostican incompatibilidad de grupo sanguíneo con nuestro Bebé?

Primero de todo habrá que tomarlo con bastante calma, pues no por el hecho de poseer esta incompatibilidad se encuentra absolutamente garantizado llegar a un desenlace fatal con nuestro preciado hijo, sin embargo es preciso extremar los cuidados:

  • Una incompatibilidad ABO permite continuar con el embarazo bajo vigilancia médica, sólo deben controlarse los anticuerpos de la madre y así permitir el crecimiento y desenvolvimiento convencional de este pequeño niño que está por crecer
  • Una incompatibilidad tipo Rh requiere más cuidado pero la medicina está avanzada al respecto. Esta incompatibilidad se da cuando el feto es Rh+ y su madre es Rh-

La incompatibilidad sanguínea entre la madre y el feto está regulada en los sistemas de salud mundiales. Es decir que, ya en la primera consulta con el ginecólogo, éste solicita la realización de varios análisis clínicos, como ser hematocrito, test Elisa para HIV, etc., entre los cuales figura la determinación del grupo sanguíneo de la madre. El conocer si hay posibilidades de problemas con los tipos de sangre es una razón más para asistir a consulta médica al momento de saber que se está embarazada o presumirlo.

Puntaje: 
Promedio: 1 (1 voto)