Hemangiomas

Se trata de vasos capilares que crecen anormalmente en los recién nacidos (pueden estar al momento de nacer o aparecer en los primeros meses de vida) muy rápidamente y afectan, aproximadamente, al 8% de los lactantes. Son más frecuentes en bebés prematuros y con bajo peso al nacer. Con el tiempo suelen desaparecer o aplanarse, dependiendo de lo grandes que sean o donde se ubiquen. En algunos casos pueden llegar a causar problemas de visión si se localizan en los párpados, deglución si están en la boca y si son muy grandes pueden sobrecargar al corazón.

Si bien los hemangiomas, generalmente, no implican riesgo vital ni comprometen las funciones de ningún órgano, siempre son antiestéticos y pueden tener consecuencias en el desarrollo psicológico del niño, especialmente durante sus primeros años de vida, que es cuando desarrollan su imagen corporal.

Causas

La causa exacta se desconoce, pero hay teorías que sostienen que se trata de pequeños trozos de placenta que se implanta en la piel del bebé. Otras afirman que es una forma de reemplazar la falta de oxigenación de los tejidos durante el desarrollo del embrión.

Los hemangiomas no constituyen un problema solamente estético que distorsiona el aspecto físico, sino que en algunos casos pueden causar problemas como:

  • Dificultades de visión permanentes cuando los hemangiomas cierran los ojos
  • Impedir la respiración cuando afectan la vía aérea
  • Ulceración que provoca intenso dolor
  • Dificultar o impedir la succión cuando afectan la boca
  • Hay hemangiomas que pueden ocupar el hígado
  • Pueden llegar en algunos casos a causar falla cardíaca

Síntomas

Manchas de color rojo intenso que se aprecian a los pocos días de nacido el bebé, más frecuentes en la cara, que crecen y se abultan durante los 3 o 4 primeros meses. Del año del niño en adelante los hemangiomas tienden a desaparecer espontáneamente; van perdiendo su color y se van aplanando progresivamente. Este proceso de involución dura, frecuentemente, unos 5 o 6 años.

La mayoría de los hemangiomas involucionan. Sin embargo, en más de un 50% de los casos dejan alguna huella, textura o color de la piel diferente o cicatriz.

Tratamiento

Los hemangiomas superficiales en general no requieren tratamiento, desaparecen espontáneamente y la piel recobra su aspecto normal. En determinados casos puede recurrirse al láser para la eliminación de los vasos pequeños.

Los hemangiomas localizados en el párpado que comprometen la visión pueden ser tratados con láser o inyecciones de esteroides para disminuir su tamaño y permitir que la visión sea normal.

Los medicamentos betabloqueradores, como propranolol por ejemplo, pueden servir para disminuir el tamaño de los hemangiomas.

Complicaciones

  • Problemas visuales (estrabismo, ambliopía)
  • Sangrado (cuando el hemangiomas se lesiona)
  • Dificultades para respirar y alimentarse
  • Úlceras e infecciones secundarias
  • Visibles cambios en la piel
  • Problemas psicológicos como consecuencia de la apariencia
Puntaje: 
Sin votos aún