Ganando autonomía

El aprender a vestirse es una actividad que como tantas otras en la vida se aprenden de niño y una vez que se incorporan, se realizan con total naturalidad. Sin embargo, la adquisición de esta destreza, implica algo más que la coordinación de determinadas acciones, lleva un proceso para el niño, que marca un paso más en la ganancia de cierta independencia de papá y mamá.

Es por ello, que resulta fundamental que los padres conozcan las etapas de desarrollo en que el niño comienza a demostrar interés por vestirse solo y cuánto tiempo lleva todo este proceso. De ese modo, serán capaces de comprender que el niño así ensaya nuevas habilidades y podrán estimularlo a que lo haga, fortaleciendo su autoestima y el vínculo con el niño.

Los períodos por los que atraviesa el niño hasta aprender a vestirse solo

  1. De los 12 a los 18 meses
  2. Entre los 12 y los 18 meses, el bebé demuestra por primera vez interés en desvestirse. Este primer intento de independencia, coincide con su voluntad de ser autosuficiente en otros órdenes tales como: Comer, caminar, etc.

  3. A los 2 años
  4. A esta edad, ya ha adquirido la habilidad de desvestirse y demuestra un interés muy particular por volver a ponerse la ropa que ya se ha sacado una y otra vez.

  5. A los 3 años
  6. A esta edad ya se desviste y también se viste, cuando se trata de ropa fácil de poner.

  7. Entre los 4 y los 5
  8. Entre los 4 y los 5 años, adquiere mayor destreza para realizar tareas de mayor complejidad: Subir cierres, prender botones, atar cordones, etc. Es decir ha aprendido a vestirse solo.

El período de aprendizaje que le lleva al niño vestirse solo, es de entre 4 y 5 años. Etapa en la que habrá alegrías por los logros alcanzados y frustraciones por los no obtenidos. Como en todas las etapas de desarrollo del niño, el apoyo y estímulo de los padres es fundamental.

En este proceso, además de la importancia de que el niño aprenda a vestirse, está también el que aprenda a tomar decisiones, lo que reforzara aún más su autoestima. Para ello, los padres deberán incentivar que elija qué ropa ponerse. Y deberán ser pacientes ante sus dudas, ayudarlo a decidir dándole opciones. Pero siempre estableciendo reglas claras sobre ciertos puntos, como por ejemplo: Abrigo si hace frío, ropa bonita para salir, etc.

Para ayudar a que los padres contribuyan en este período de desarrollo tan importante para el niño, algunas ideas que podrán hacer más fácil esta tarea cotidiana.

  • Permitir que el niño escoja la ropa que quiere usar en el día, pero dándole opciones acordes al gusto del niño, al clima y al buen gusto en general (no una remera a rayas con un pantalón a cuadros, por ejemplo)
  • Hacer participe al niño de la compra de su ropa. Y tener en cuenta al momento de hacerlo, que se trate de vestimenta cómoda y sencilla para que él se la ponga y se la quite
  • Guardar la ropa del niño a su alcance. De ese modo él podrá acceder a ella cuando guste, se familiariza con ella y adquirirá coordinación de movimientos que le serán muy útiles en el futuro
  • Enseñar al niño los colores para que empiece a familiarizarse con ellos y con las posibles combinaciones de éstos
  • Algo de suma importancia, es que el niño posea bastante tiempo para vestirse. De modo que hay que planificar con anterioridad, si debe ir a la escuela temprano por ejemplo, hay que levantarlo con tiempo para que elija su ropa, se vista, etc. Es fundamental que una vez que adquiere esta destreza, sus padres, por comodidad, no le faciliten la tarea. Sino sentirá que no es capaz de vestirse solo y progresivamente dejará de hacerlo
Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)