Masturbación infantil

La exploración sexual y la autoestimulación genital forman parte de un proceso natural que compone el desarrollo psicosexual del niño. La masturbación es parte de las etapas de maduración y del aprendizaje sobre el cuerpo que se da entre los 2 y los 4 años.

¿Por qué se masturban los niños?

La masturbación comienza de manera casual cuando los niños rozan sus genitales accidentalmente con el pañal u otra zona y a partir de que controlan los esfínteres y comienzan a tener un contacto más directo con sus genitales y buscan sensaciones placenteras a través del frotamiento con alguna superficie. Esta conducta es en respuesta a una necesidad corporal y no hay detrás de ella ninguna connotación sexual como la hay en los adultos.

Es común encontrar a los niños tocando sus genitales y experimentando placer sin ningún tipo de reparo, inclusive llegan en algunos casos a ponerse rojos, transpirar y gemir de placer, al hamacarse rozando alguna superficie lo que les produce gran goce. Ante estas escenas muchas veces los padres se asustan, desconciertan y no saben cómo manejar la situación.

¿Cómo actuar ante la masturbación del niño?

No reprimir

Es lógico que los padres ante estas situaciones no sepan cómo actuar y se avergüencen puesto que ellos no han recibido educación sexual y durante décadas se trataron estos temas como un tabú, algo oscuro, prohibido y sucio. Pero es preciso que comprendan que es un proceso natural, que forma parte del desarrollo sexual del niño y que hay que acompañarlo de la manera más natural posible, sin represiones, ni tapujos, demostrando amor y comprensión.

Es fundamental, según afirman los especialistas en sexualidad infantil, no reprimir, no escandalizarse, ni reírse porque eso da un marco de perversión al tema. Sí cuidar que no se hagan daño y no se lastimen. Los adultos deben estar atentos pero evitar las miradas intimidatorias y de desaprobación. Hay que tener claro que la etapa genital es una más tan importante como lo fue la oral y la anal.

Es preciso que los padres puedan encarar el tema con tranquilidad y naturalidad para transmitírselas a los niños y enseñarles que este tipo de actos son propios del ámbito privado. En caso de que los niños se masturben en público, es importante mantener la calma y delicadamente dirijan su atención hacia otra cosa y a solas luego intenten en un lenguaje sencillo explicarles que es algo íntimo que deben hacer solos. También es fundamental respetar sus espacios de privacidad y si ellos están autoestimulándose en soledad dejarlos solos y cerrar la puerta de su habitación.

Es muy importante que todos los adultos que estén frecuentemente en contacto con el niño (sus padres, abuelos, niñera, etc.) se manejen del mismo modo sin reprimir, ya que cualquier actitud restrictiva amedrentadora, causará miedo, inseguridad y tal vez provoque una reacción violenta al no entender por qué algo que le produce placer es desaprobado. Esto podría tener como consecuencia para el futuro, que de adulto asocie la sexualidad con lo prohibido, con lo violento y lo viva con culpa.

No ser muy permisivo

Como en varias cuestiones de la vida es necesario llegar a un equilibrio, encontrar el justo medio, ni reprimir ni ser demasiado liberal y permisivo. Puesto que si se encara el tema con mucha liviandad y como algo tan natural que no se limita y restringe al ámbito privado, puede dañarse mucho al niño al exponerlo a la reprobación de otros niños y adultos, además de volverse muy vulnerable para los pedófilos.

¿A qué edad es común la masturbación infantil?

La masturbación infantil es frecuente entre los 2 y los 5 años de edad, luego comienzan algunos juegos que indirectamente buscan saciar la curiosidad sobre el cuerpo, los genitales y las sensaciones que se experimentan. Entre los 6 y los 7 años, el niño entra en la etapa de la vergüenza, del pudor, en la que los niños evitan mostrar su cuerpo públicamente y se avergüenzan si por accidente alguien los ve, o ellos ven a alguien más desnudos.

La masturbación tiene como objetivo el placer sexual alrededor de los 10 años cuando se busca con intención alcanzar el orgasmo y más adelante entre los 11 y los 12 ya pueden comenzar además a interesarse por material que los estimule, como revistas de pornografía, películas o sitios de Internet.

Puntaje: 
Promedio: 4 (2 votos)