Grupos de WhatsApp

El WhatsApp es una más de las tantas herramientas de la tecnología que ha llegado para facilitar la vida de todos. Ahora bien, como en otros casos, el problema no es la herramienta en sí misma, sino el mal uso que se hace de ella. Y es allí donde aparecen los grupos de WhatsApp de padres: el terror de muchos. Bien utilizados serían de gran ayuda. El tema es que como señalan expertos, no se usan correctamente, se desvirtúa el verdadero fin y en definitiva termina siendo un gran caos.

El director del Observatorio para la Promoción del Uso Saludable de la Tecnología: EducaLIKE, de Madrid, España, Guillermo Cánovas explica al respecto de los grupos de padres del colegio:

…algunas familias hacen un uso inapropiado que puede derivar en distintos malentendidos, como sucede en no pocas ocasiones.

y quizá la más habitual –prosigue–, es el bombardeo constante de mensajes sobre cuestiones poco relevantes o que solo afectan a algunos alumnos.

Buenas intenciones

La formación de grupos de WhatsApp de padres siempre tienen, en primera instancia, buenas intenciones: informar sobre temas relacionados a las actividades (escolares, deportivas y demás) de los niños. Pero con el paso del tiempo, el objetivo inicial comienza a desvirtuarse y esta útil herramienta empieza a ser utilizada como medio de comunicación para transmitir asuntos que no aportan al cometido primario: los niños.

El psicólogo peruano Christian Martínez plantea los puntos positivos de este tipo de grupos:

Yo lo considero más efectivo que las típicas agendas escolares. Tanto para las tareas, las reuniones, o incluso para las fiestas. Por Whatsapp se mandan las invitaciones y todos quedan enterados. Además, gracias a este método se pueden conocer a los padres de los amigos de los hijos, lo cual es importante saber para estar enterados del ámbito en el que se mueven los menores.

La autora española del libro “Cómo sobrevivir a los deberes de tu hijo”, Eva Bailén hace una puntualización muy interesante sobre el mal uso que, según entiende ella, hacen los padres a través de este medio al intervenir en las tareas escolares de sus hijos:

Tienen cosas buenas, pero la mayoría de las conversaciones son de este tipo, que no son del todo informativas y están llenas de emoticonos de besitos y aplausos pero, sobre todo, el principal error que cometen los padres es el de sacar a sus hijos las castañas de fuego, preguntando por fechas de exámenes y deberes.

Tips para sobrevivir a los grupos de WhatsApp de padres y no morir en el intento

Es cierto que siempre está la opción de salir del grupo y listo, terminado el problema. Sin embargo, es importante estar porque de una u otra manera es el medio de información que nos mantiene al tanto de aquellas cosas que debemos saber acerca del entorno de nuestros hijos. Por ello, aunque lo más sano para la salud mental sea escapar, lo más inteligente es permanecer haciendo un buen uso. Es decir teniendo una conducta consecuente con los principios personales y colectivos de respeto y tolerancia.

En este sentido la educadora social española, experta en educación y tecnologías de la información Toñi Quiñones señala:

es importante tener en cuenta que, sea un padre o el tutor de clase el administrador del grupo de WhatsApp, se deben establecer unas normas de uso, donde la educación y el respeto deben ser la estrella, y se debe eliminar a quienes no cumplan dichas normas.

  • Limitarse a usar el grupo sólo para aquello que sea meramente informativo y de interés de la mayoría y si no aporta en este sentido es mejor omitir escribir.
  • Evitar usar los grupos para promocionar asuntos personales como por ejemplo algún tipo de servicio o producto (peluquería, repostería, etc.). Aunque pueda ser de utilidad para quien escribe y para el resto de los miembros, desvirtúa y molesta.
  • Evitar usarlo para mensajes personales, reenviar chistes y demás.
  • No es recomendable escribir mensajes en el grupo bajo estados anímicos alterados, ya que puede decirse algo de lo que luego haya que arrepentirse y no pueda volverse atrás. Además, por estos medios no se puede ver la expresión del rostro, ni el lenguaje no verbal que acompaña al oral, que muchas veces dice más incluso que las propias palabras. Es así que pueden existir interpretaciones equivocadas, enojos por malas intenciones que no fueron tales.
  • Así lo explica Cánovas:

    En la comunicación digital no vemos el rostro de quien escribe, ni podemos apreciar su tono de voz. Una petición mal trasladada puede interpretarse como una especie de orden.

  • Evitar usar el grupo para sacar las papas del fuego al niño. Si olvidó copiar la tarea o la fecha de alguna prueba, quizás no le estés ayudando mucho allanándole el camino de esta forma.
  • La psicóloga Silvia Álava, del centro de psicología Álava Reyes, de Madrid, España, dice sobre este punto:

    ...la responsabilidad de lo que pasa en el colegio es del niño, que es quien debe saber cuáles son sus deberes, qué día son las excursiones, o cuándo tiene que llevar la flauta o el bocadillo.

    Al final, con estos grupos de WhatsApp estamos haciendo niños especialmente cómodos, e impidiendo que aprendan a asumir las responsabilidades que les corresponden según su edad.

  • Evitar utilizar el grupo para hablar mal de los docentes, otros alumnos o correr rumores. En caso de existir algún problema o inconveniente, siempre los pasos correctos a seguir son solicitar una entrevista en el colegio y plantear en persona el asunto con el docente en cuestión o en caso de existir algún problema con un compañerito hablar con los maestros y los padres cara a cara, no a través de mensajes públicos.
  • Toñi Quiñones dice sobre esto:

    Hay padres que intentan resolver sus diferencias personales con el tutor iniciando una conversación en el grupo de WhatsApp, para buscar un consenso con el resto de padres sobre cómo el docente realiza su actividad profesional.

    ...existen casos donde la intención de estos padres es manipular al resto y desprestigiar la labor docente del tutor.

    En este sentido la experta agrega que si bien los padres:

    tienen derecho a conocer el comportamiento, logros académicos y demás temas concernientes a sus hijos, y a que exista una transparencia sobre cómo el docente trabaja con sus alumnos en el aula, pero no a promover campañas de acoso y ajusticiar a un profesional a través de un grupo de WhatsApp.

Puntaje: 
Sin votos aún