anticonceptivos y deseo sexual
Foto cortesía de Beppie K - Flickr.com

El método anticonceptivo más utilizado con un 99% de efectividad y que revolucionó la vida sexual de las mujeres en la década de los 60, podría ser el causante según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Boston, de la disminución del deseo sexual en algunas mujeres.

Estudio del Centro Médico de la Universidad de Boston

De acuerdo a una investigación realizada por el Centro Médico de la Universidad de Boston y publicada en New Scientist, la píldora anticonceptiva aumenta el nivel de una proteína en el organismo que como reacción impide la producción de testosterona (la hormona del deseo sexual). Lo que traería como consecuencia problemas de excitación y lubricación que se prolongarían más allá del tiempo en que se tome la píldora.

Los resultados obtenidos de pruebas de sangre realizadas a una muestra de mujeres que habitualmente tomaban la píldora anticonceptiva, arrojaron bajos niveles de testosterona y elevados de SHBG (globulina fijadora de la hormona sexual) en comparación con mujeres que jamás la habían tomado. Esto tiene según afirman los expertos, consecuencias negativas en la libido femenina, es decir disminuye el deseo sexual de la mujer. Y lo que más preocupa de lo descubierto en este estudio, es que parece que los efectos son acumulativos, es decir que aunque la mujer abandone las pastillas, los niveles de testosterona no suben y los de SHBG continúan elevados. Lo que según entienden, debería ser tomado como una señal de alarma, a ser tenida en cuenta por los médicos ginecólogos a la hora de recetar pastillas anticonceptivas. No indicarlas con tanta liviandad, o al menos advirtiendo a las pacientes de estos posibles efectos secundarios.

Otro punto de vista

En contraposición a lo planteado por la investigación del Centro Médico de la Universidad de Boston, la ginecóloga Karina Iza del centro Latinoamericano Salud y Mujer, afirma que la baja en el deseo sexual en las mujeres que toman pastillas anticonceptivas, es un efecto secundario que se da con muy poca frecuencia. Y en los casos en que se da, lo relaciona con el efecto psicológico que puede provocar en la mujer el no ser fértiles a causa de la píldora, o a un descenso de las hormonas masculinas que afectan la libido. Para Iza, el descenso en el deseo sexual es un fenómeno multicausal que no puede atribuirse únicamente al consumo de la píldora. Y sostiene, que las bondades de las pastillas anticonceptivas superan los posibles efectos adversos o secundarios, tan poco frecuentes, que éstas puedan tener.

Puntaje: 
Sin votos aún