Micropigmentacion de cejas y microblanding de cejas

Las cejas son una parte importante del rostro ya que dan marco a los ojos y a la mirada. Las modas han ido cambiando, antes se usaban más bien finas, mientras hoy se llevan más tupidas. Suele suceder que, por depilarse con pinza durante años dejan de crecer o crecen disparejas, dejando algunas zonas despobladas. Esto no resulta muy estético, pero tiene una solución más permanente que el maquillaje y no tan drástica como el tatuaje: la micropigmentación de cejas y el microblanding de cejas.

Ambas técnicas tienen como objetivo mejorar estéticamente las cejas, aportarles volumen, definirlas o tapar imperfecciones y proporcionar simetría al rostro.

Micropigmentación de cejas

El procedimiento estético conocido como una técnica de maquillaje permanente, se realiza con una aguja que implanta pigmentos de color en la capa de la dermis y la epidermis. Se realiza con una máquina eléctrica de micropigmentación llamada dermógrafo. El efecto es más natural que el tatuaje de cejas, se realiza a un nivel más superficial y por ello tiene una duración temporal mientras que el tatuaje es permanente.

Microblanding de cejas

Se trata de un procedimiento en el cual se va pintando a mano alzada con una pluma de metal (el instrumento utilizado en esta técnica se llama tebori) que va penetrando en la capa más superficial de la piel (epidermis) y perfilando pelo por pelo la ceja, logrando así un efecto muy natural que permite cambiar la forma y el color de las cejas.

Este método debe ser realizado por un experto, que debe tener en cuenta para realizar el diseño, la geometría del rostro de la clienta y los objetivos que busca la misma, si desea mayor densidad, redefinirlas, aportarles más color, etc.

La sesión suele durar unas dos horas, aproximadamente, no es dolorosa ya que antes se aplica una crema anestesiante y se aconseja volver en unas cinco semanas para realizar los retoques, rellenar las zonas despobladas que pueda haber faltado pigmentar

A diferencia del tatuaje de cejas, no es un tratamiento permanente, sino que el resultado es temporal, aproximadamente uno o dos años. Ello permite que, si el resultado no es el deseado, con el tiempo desaparezca y así seguir tendencias en cuanto a moda, ya que si hoy se llevan tupidas, mañana quién sabe.

Cuidados tras la micropigmentación y microblading de cejas

  • En los primeros días puede manifestarse inflamación de la zona y formarse como una especie de costra producto de la descamación de la piel.
  • Se recomienda no maquillarse en la zona, evitar el sol, no tomar baños de mar o piscina.
  • Aplicar la crema que recomendará el experto.

Ventajas y desventajas de cada método

  • El tiempo de duración de la micropigmentación es mayor, entre dos y cinco años, mientras que el microblading entre uno y dos años.
  • Con el microblading se consigue un efecto más natural, más real que en la micropigmentación, producto del trazado pelo a pelo de la primera en contraposición a lo que sucede con la segunda cuyo, resultado es más antinatural.

La Beauty Hunter Claudia di Paolo, propietaria del espacio Claudia di Paolo Shop, de Madrid, España, señala:

Los tratamientos de micropigmentación tradicionales 'tatúan' las cejas, pero el pigmento se deteriora en poco tiempo y terminan apareciendo tonos verdosos azulados, o incluso rosas y anaranjados. Sin embargo, con el microblading el color se mantiene estable.

Puntaje: 
Sin votos aún