Familia unida

Mantener fuertes los lazos familiares en la sociedad contemporánea, puede parecer una tarea difícil de lograr. Actualmente la institución del matrimonio y la familia parecen estar fuera de moda, pero lo cierto es que para los hijos, es una estructura muy importante y que forja su personalidad.

Por ello, es fundamental fortalecer los vínculos familiares y para hacerlo, algunos consejos:

1

Saber escuchar

El escuchar a los demás es fundamental en cualquier relación interpersonal. Y ni que hablar en la familiar. Atender a lo que dicen los niños de la familia, escucharlos con atención, mirándolos a los ojos mientras hablan, darle importancia a lo que dicen y siempre creer en ellos.

2

Hablar en el momento justo

Muchas veces en el fervor de una charla o una discusión, se dicen cosas que no son expresadas en el mejor momento ni de la mejor manera y esto puede ser tomado a mal. La misma cosa dicha en otros términos, de una forma más serena y en un contexto dado, puede ser recibido mucho mejor.

3

Poner límites claros

Los límites no tienen porque ser tomados como algo malo, negativo, sino que por el contrario, son muy saludables, tanto para los niños como para los mayores. Es importante que todos los miembros de la familia tengan claro que el respeto debe primar siempre y que decir NO, muchas veces es una forma de cuidar y amar.

4

Ser pacientes

La paciencia es una cualidad que no abunda y más hoy por hoy donde todo es ya, para ayer, donde se corre todo el tiempo y siempre se llega tarde. Pero no por ello, deja de ser una cualidad muy valiosa, saber esperar es importante en muchos casos y lo es para transmitir el ejemplo a los hijos. Los niños suelen ser muy impacientes y predicar con el ejemplo es la mejor manera de enseñarles a ser pacientes en determinadas situaciones.

5

Compartir actividades

Resulta muy complicado mantener un vínculo familiar fuerte si no hay intereses comunes. Por ello, es importante buscar actividades que se puedan hacer en familia y de las que todos los miembros participen y disfruten, ya sea deportes, salidas, aficiones, etc.

6

Respetar los espacios individuales del otro

Es clave saber dar lugar y respetar los espacios de los otros sin invadirlos, ya sea pareja o hijos. Cada miembro de la familia es un ser único e individual y debe funcionar como tal, tener sus espacios para actuar como individuo y no como parte de la familia. Ya sea grupos de amigos, en actividades deportivas, musicales, etc.

7

Aceptar que no todos somos iguales

Aceptar que cada uno es un individuo único, singular y que los hijos no siempre son una imagen y semejanza de los padres. Pueden tener cosas parecidas a sus padres, pero también otras absolutamente diferentes e incluso contrarias. Por ejemplo en cuanto a gustos e intereses. Por ello, aceptarlos como son es un primer gran paso para que el vínculo siga fuerte y todos sean más felices.

8

Aceptar los errores

Para enseñar a perdonar no hay nada mejor que predicar con el ejemplo y pedir perdón cuando uno se equivoca. Es importante para los hijos en cierto momento, darse cuenta de que sus padres no son perfectos, que muchas veces cometen errores, pero que tienen la capacidad de reconocerlo, pedir perdón y tratar de repararlo.

Puntaje: 
Promedio: 4 (1 voto)