Clínicas de fertilidad

Actualmente gracias a los avances técnicos y científicos las parejas con problemas de infertilidad tienen un mayor margen de éxito que hace algún tiempo atrás. Hoy día proliferan clínicas de fertilidad, de reproducción asistida y múltiples métodos para lograr el embarazo. Sin embargo, es preciso tener ciertos recaudos al momento de elegir el lugar donde se acudirá a solicitar ayuda y no dejarse llevar por la desesperación de no poder tener ese hijo tan deseado.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir una clínica de fertilidad?

Muchas parejas con problemas de infertilidad llegan a estas clínicas mediante la derivación de ginecólogos u otros profesionales de la salud. Estos centros de reproducción y los especialistas en fertilidad trabajan con varias técnicas, procedimientos, tratamentos y es muy importante tenerlos claros antes de decidirse.

La mayoría de las clínicas de fertilidad ofrecen dentro de sus tratamientos de fertilidad la fertilización in Vitro (IVF) uno de los procedimientos más reconocidos, la inseminación intrauterina (IUI), la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) y la transferencia intratubárica de cigoto (ZIFT), así como fármacos para la fertilidad.

Es fundamental a la hora de elegir una clínica de fertilidad, escoger una que cuente con altas tecnologías, de modo que sean mayores las posibilidades de lograr un procedimiento satisfactorio. Donde las instalaciones hagan sentir cómoda a la pareja, ya que seguramente se deberá pasar ahí un tiempo considerable. Algunas cuentan con una infraestructura más amplias, similares a las de un hospital, en tanto hay otras más pequeñas, que son centros más especializados.

Es bueno optar por una que ofrezca un clima de amabilidad, profesionalismo y por sobre todas las cosas con personal debidamente capacitado y acreditado. Dado que los procedimientos en reproducción asistida son muy precisos y delicados y para ellos deben estar debidamente entrenados. Los profesionales especialistas en fertilidad reciben una capacitación profesional de entre dos y tres años más luego de su formación en ginecología y obstetricia.

También puede consultarse si la clínica cuenta con cerificados de calidad como, por ejemplo, el ISO 9000 o el respaldo de la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida en cuyo sitio web pueden corroborarse los centros que cuentan con su aprobación.

Una de las herramientas para elegir clínica de fertilidad, suele ser basarse en las tasas de éxito de las mismas, pero esto no necesariamente implica que satisfagan las necesidades particulares y personales de determinada pareja. Si bien las estadísticas son una buena manera de evaluación, no garantizan el éxito individual. Ya que hay muchas clínicas que tienen un elevado porcentaje de efectividad dado que no se dedican a tratar casos demasiado complicados. Y hay algunas que implantan mayor número de embriones para asegurar un resultado exitoso, en tanto otras se limitan a implantar los necesarios de modo de evitar embarazos triples, etc.

Conclusión

Elegir determinada clínica de fertilidad depende de múltiples factores, es un proceso difícil, largo, extenuante. Consultar, buscar información, investigar todo lo posible acerca de los métodos procedimientos, etc., es una buena forma de comenzar. Hacer primar el trato humano y amable del personal, que haga que la pareja se sienta a gusto, confiada, tranquila y que mejor se acomode a sus necesidades personales, es fundamental en este arduo camino para lograr ese tan ansiado y deseado objetivo: ser padres.

Puntaje: 
Sin votos aún