Cómo lograr una buena convivencia en pareja

Tomar la decisión de convivir

Vale aclarar que por más que haga mucho tiempo que se está en pareja, la convivencia no es igual al noviazgo. Ambas partes se enteran de características de la personalidad de su pareja recién en la convivencia.

Para que el amor sea sólido y verdadero, debemos ser tal cual somos sin temores, ya que si se ama, se debe hacer con defectos y virtudes.
El noviazgo apasionado no es para siempre y la convivencia es difícil, no es que el amor se termine, todo lo contrario, es necesario adaptarlo a una vida más compleja, rutinaria.
De modo que lo primero es reflexionar muy bien si ambas partes están preparadas para tolerar la toalla en el piso, las eternas llamadas con las amigas, o cosas un tanto más molestas. La vida en pareja es un trabajo maravilloso, pero trabajo al fin, por lo tanto es importante estar seguros de lo que se desea, así las crisis y defectos del otro serán más fáciles de sortear y aceptar.

Para tener en cuenta

  • Para disfrutar de una convivencia exitosa es muy importante ser maduro y estar bien parado en la realidad. Saber que en algún momento las cosas van ser difíciles, y estar dispuesto a enfrentar las dificultades en conjunto, así como los proyectos y también las alegrías
  • La comunicación es fundamental en toda relación humana, mucho más en una relación de pareja. Se recomienda exponer los deseos, molestias, amores, frustraciones, etcétera. No se trata de hablar y hablar sin decir nada, la buena comunicación es expresar lo que queremos de forma clara para que el otro entienda y así poder llegar a un acuerdo. Ambos deben contar y confiar en su pareja
  • El respeto por el otro es absolutamente indispensable. Nunca debemos gritar o insultar al otro ni permitir que el otro lo haga con nosotros, todo se habla, pero la agresión de cualquier tipo tarde o temprano es insalvable. No se trata de ocultar el enojo, sino de transmitirlo de forma respetuosa para poder solucionar el problema
  • El buen humor es fundamental, no estamos hablando de hacer chistes todo el día, sino de pararse ante la vida con energía positiva, de esa forma el “aire” del hogar será feliz, tendiente a la alegría y eso ayudará a que cuando algo sea difícil, las soluciones puedan llegar más fácil
Puntaje: 
Promedio: 1 (1 voto)