Metodo Bradley
flickr.com

Dar a luz es un fenómeno natural maravilloso, en el que participan cada vez más la tecnología y los equipos médicos. A pesar de estos avances que traen aparejados más seguridad durante el parto, muchas mujeres optan por volver al pasado (cuando las mujeres daban a luz en sus casas con la ayuda de una partera u obstetra y la presencia de su familia) y tener alumbramientos lo más naturales posible.

Es decir, parir siendo activas participantes, quedando los médicos y los medicamentos en segundo plano, recurriéndose a ellos sólo ante riesgo de vida de la madre o del bebé. Es así que en este sentido, se encuentran diferentes técnicas y métodos que preparan a la mujer durante el embarazo para el parto. Consisten en distintas formas de respiración, relajación y ejercicios.

Entre las técnicas más comunes referentes al parto natural, las predominantes son la técnica Lamaze, el método Bradley y también es utilizado el método Hypnobirthing.

Técnica Lamaze

Es una técnica ideada por el médico obstetra Ferdinand Lamaze, que concibe el parto como un proceso fisiológico natural, mantiene una postura neutral referente a la medicación para el dolor y persigue que la mujer decida que es lo mejor para ella en ese momento.

Apuesta a la educación y al apoyo para que ella asuma la responsabilidad absoluta de su parto y esté totalmente conciente en todo momento. Este método, también denominado profiláctico, parte de la base de que el miedo al dolor condiciona e influye negativamente en el proceso del trabajo de parto.

Por ello, en las clases que utilizan esta técnica, se enseña a las embarazadas a tener confianza en sí mismas, a entregarse a sus instintos y sabiduría que las guiará a cada momento. Así como a transformar el dolor en energía positiva a través del control de la respiración. A su vez, se usan técnicas de distracción (visual y auditiva) y masajes que ayudan a que la madre se relaje y el dolor sea menos. Se cree que la presencia de un equipo médico puede disminuir las potenciales capacidades de la madre, por eso se entiende necesario prescindir de éste (salvo casos es los que sea absolutamente necesario). También se considera que el lugar ideal para dar a luz es el hogar o los centros de parto, no los hospitales.

Método Bradley

El método Bradley también tiene un enfoque natural del parto y apuesta a que el lugar del alumbramiento sea el hogar o centros de parto, no hospitales. Fomenta la participación del padre como ayudante activo del mismo.

A diferencia de la técnica Lamaze, este método tiene una postura totalmente contraria a la medicación (salvo en casos extremos). Considera que con la preparación adecuada, la mujer puede prescindir de los medicamentos para el dolor de las contracciones y controlarlo a partir de la respiración profunda, la relajación, los masajes y cambios de postura.

Se le da una gran importancia a la alimentación balanceada y a la práctica de ejercicio físico durante el embarazo. Y se capacita y orienta a la madre y al padre a seguir sus instintos, su sabiduría y a ser activos participantes del trabajo de parto y del parto propiamente dicho. Una vez que nace el bebé, se estimula el contacto de ambos padres con él y a que se prenda al pecho lo antes posible.

Método Hypnobirthing

El método hypnobirthing o hipnoparto, consiste en la preparación para el parto a través de la hipnosis conciente, que ayuda a minimizar el miedo al dolor y a lo desconocido, para poder gozar plenamente de ese momento tan especial. Consiste en técnicas de relajación, meditación y respiración para controlar naturalmente el dolor. Mediante la hipnosis, se alcanza un estado de profunda relajación pero alerta, lo que contribuye a que los músculos trabajen de manera favorable para el parto.

Todas estas técnicas de parto natural, apuestan a que la madre y el padre sean los únicos activos protagonistas y disfruten a pleno de un parto exitoso y del más maravilloso milagro de la vida y la naturaleza: El nacimiento de su hijo.

Puntaje: 
Sin votos aún