Consejos para hacer el trabajo de parto más llevadero

Las enfermeras de las maternidades y las parteras trabajan a diario con mujeres en trabajo de parto y a lo largo de sus años de funciones han participado de miles de nacimientos. Ellas tienen muy claro cómo hacer que el trabajo de parto sea más llevadero, conocen desde las cosas más importantes y fundamentales, hasta aquellos pequeños detalles que parecen ínfimos pero que pueden hacer la diferencia.

Aquí van algunas recomendaciones realizadas por enfermeras, parteras y personal de maternidades, acerca del trabajo de parto:

Asistir a clases de parto

Tomar clases de parto en la maternidad donde se dará a luz al bebé, aproxima a la futura mamá a lo que es el protocolo estándar del lugar. Qué es lo que debe esperar y como debe comportarse en cada momento, tanto ella como su pareja. Esta información le brindará tranquilidad al no llegar a ese día tan importante, desconociendo qué es lo que le espera, si bien el trabajo de parto y el parto propiamente dicho no se puede predecir, sí todo aquello que lo rodea, es decir el funcionamiento y las reglas del hospital, etc.

Ir a la maternidad cuando el parto ya sea inminente

Si bien en las primerizas puede resultar un poco más complicado identificar con exactitud cuando es el momento de salir para el hospital y muchas veces ante la primera señal salen corriendo hacia el mismo, las enfermeras aconsejan quedarse en casa el mayor tiempo posible. Esto se debe a que en el entorno familiar y de su hogar, la mujer embarazada se sentirá más cómoda que en el hospital y lo ideal es ir para él cuando las contracciones sean seguidas e intensas, con una diferencia, aproximada, de 5 minutos entre una y otra. Pero es preciso tener en cuenta, la distancia a la que se está del hospital, las condiciones climáticas y el tráfico que pudiera entorpecer la llegada al mismo.

No llevar demasiado equipaje al hospital

Hay algunas mujeres que llevan cosas y cargamento absolutamente innecesario al hospital y hay que recordarles que muchas veces no hay lugar suficiente para guardarlo puesto que se debe compartir la habitación con otra futura mamá. Si se aconseja llevar por ejemplo: Almohadas para estar más cómodas ya que tal vez no haya suficientes, música si es que se desea escuchar para relajarse durante el trabajo de parto y artículos de higiene personal (perfume, jabón, shampoo, cremas, etc.).

No dejarse pinchar de más

Hay ocasiones en que al momento de colocar una vía intravenosa, la enfermera no encuentra la vena, ya sea porque son muy finas o lo que sea, y debe pinchar varias veces. Por ello, Jeanne Faulkner enfermera en Portland, con una experiencia de 20 años en enfermería, recomienda solicitar en estos casos personal experto en la colocación de vías intravenosas. En caso de que el hospital no cuente con este equipo o no esté disponible, se aconseja solicitar a otra enfermera. Igual que para la colocación de la anestesia epidural, si el anestesista no lo logra luego de un par de intentos, pedir a otro. Esto no debe ser tomado como algo personal en contra del personal, sino simplemente que la mujer en trabajo de parto ya tiene suficiente con ello, como para sumarle algo extra. Tal vez la enfermera o el anestesista no estén en un buen día, y solamente con pedir ayuda a otro se soluciona el problema.

Evitar estar acostada

Estar en trabajo de parto en el hospital no implica necesariamente tener que estar acostada en una cama. Para muchas mujeres es mucho más llevadero y facilita muchísimo el trabajo de parto y el nacimiento del bebé, estar en movimiento, caminar, cambiar de posición. Leigh-Anne Sastre, del Lawrence & Memorial Hospital de Connecticut, dice que estar de pie permite con los huesos de la pelvis se abran más y esto puede ser de gran ayuda para el parto de un bebé de más de 3 kilos (que es lo que suelen pesar en promedio).

Evitar que la sala de preparto esté llena de gente

En el momento del trabajo de parto es fundamental que la futura mamá esté lo más tranquila y relajada posible, y eso resulta difícil si la habitación está llena de gente circulando, entrando, saliendo y opinando. Es muy importante escoger bien a aquellas personas que se desea tener cerca en este momento, gente de confianza que pueda ser de ayuda, apoyo y contención. En caso de que el cuarto se llene de personas y pueda resultar incómodo para la parturienta pedirles que se retiren, llamar a alguna enfermera y solicitar que ella lo haga, ya que además mucha gente entorpece el trabajo de éstas.

Involucrar todos los sentidos en el trabajo de parto

Leigh-Anne Sastre y otras enfermeras que han trabajado en maternidades durante años, aconsejan involucrar todos los sentidos durante el trabajo de parto para hacerlo más llevadero. Por ejemplo recomiendan bajar las luces de la habitación, poner una música relajante de fondo, comer algún dulce, al mismo tiempo que la pareja realiza masajes con algún aceite esencial. Esto además de distraer a la parturienta, estimula las vías sensoriales y puede contribuir a bloquear el dolor.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)