Niños maltratados

El niño maltratado es aquel al cual se le producen lesiones desde el punto de vista físico, psíquico o sexual (abusos sexuales) junto al abandono del menor. En pediatría se estudia como el síndrome del niño maltratado o el síndrome del niño golpeado, que ha existido siempre pero no se ha valorado hasta el siglo XX. Hay múltiples publicaciones en este tema de todos los paises y todas las culturas, y se suele dar en cualquier edad, aunque es más frecuente en los niños más pequeños, puesto que no hablan y son más difíciles de entender y de creer.

En este síndrome, una característica es que la familia suele proteger de distinta forma al culpable, porque piensan que los niños que sufren malos tratos son niños queridos, pero que se comportan mal, que no son responsables, que dan lugar al maltrato por su conducta o por ser hiperactivos.

Además existe una tendencia a que el maltrato se repita, es decir, hay una especie de herencia en este hecho, ya que el hijo maltratado será un maltratador en el futuro, quizás debido a que el ser humano aprende por imitación, fundamentalmente en la infancia.

También existen otras teorías que hablan de una necesidad biológica de conservar el vínculo entre padres e hijo, de manera que el niño víctima de abusos necesita perdonar y comprender al agresor, y acaba justificando los actos para minimizarlos y aceptarlos por medio de la repetición de roles.

Existen múltiples tipos de maltrato, en diferentes circunstancias, siendo más conocidos el familiar y el escolar (denominado bullying). El entorno donde se producen con más frecuencia este tipo de acontecimientos consiste en:

  • Padres de bajo nivel económico, en situaciones de pobreza, de aislamiento social, o con problemas añadidos de drogodependencia
  • También se relaciona con la presencia de violencia doméstica en el seno de la familia, con antecedentes familiares de maltrato, y con un déficit de comunicación
  • Los niños con más riesgo son aquellos que presentan trastornos especiales de tipo neurológico o problemas de conducta, así como los hijos no deseados, adoptados o fruto de segundas nupcias

Formas de maltrato observadas más frecuentemente

Generalmente se trata de niños muy pequeños, más de las dos terceras partes son niños menores de 3 años (la mayoría entre 1 y 2 años).

En el primer año, la mayoría de las lesiones son traumatismos craneoencefálicos y a los dos años, el 60% suelen ser lesiones abdominales y el 40% traumatismos craneoencefálicos.

Entre las lesiones abdominales podemos encontrar, por ejemplo, las resultantes de dar patadas a los niños en el abdomen, generando lesiones hepáticas o en el bazo.

También es muy típica del maltrato infantil la lesión en el frenillo del labio superior. Podemos sumar las lesiones por golpes con una zapatilla en la cara, una vara, una plancha, o incluso casos donde el padre sumerge al niño en agua caliente como castigo.

Todo ello suele producir retraso en el desarrollo del niño, además de timidez y retracción entre otras muchas consecuencias derivadas de prácticas tan brutales sobre personas indefensas. Toda medida penal nos parece siempre poca en lo referente a la erradicación y castigo de este tipo de aberraciones.

Puntaje: 
Sin votos aún