bebé en su cuna y madre sentada en el suelo agotada a su lado

Los bebés son demandantes por naturaleza, ya que de lo contrario no se verían cubiertas sus necesidades básicas esenciales. Pero cuando se habla de bebés de alta demanda, a lo que se hace referencia es a aquellos que salen de lo común, que sus demandas son tan intensas y frecuentes, que agotan a cualquier madre, incluso a la mejor dispuesta.

El término fue acuñado por el pediatra estadounidense William Sears cuando nació una de sus hijas, cuyo comportamiento era muy diferente al de los demás.

William Sears dice al respecto del bebé de alta demanda:

…un bebé absorbente, hipersensible, incapaz de calmarse con los estímulos normales.

El pediatra español Jesús Garrido explica sobre los bebés de alta demanda:

Cuando hablamos de bebés de alta demanda nos referimos a unos niños que se caracterizan por tener un desarrollo del cerebro más rápido de lo normal.

…vienen así de fábrica, son diferentes y tienen unas necesidades diferentes y mejoran mucho cuando llegamos a entender que lo que están haciendo no es un capricho, es una necesidad.

Características de los bebés de alta demanda

  • Intensos.
  • Absorbentes.
  • Hipersensibles (hipersensibilidad sensorial).
  • Hiperactivos, muy inquietos y movedizos.
  • Jesús Garrido dice sobre la hiperactividad de los bebés de alta demanda:

    La realidad es que son niños muy activos pero que se concentran con mucha facilidad en lo que de verdad quieren, sus padres los definirían como niños muy cabezones que consiguen siempre lo que se proponen y su desarrollo va a ser muy diferente al de un niño hiperactivo porque van a conseguir siempre lo que quieren y, por el contrario, los niños hiperactivos saltan continuamente de una cosa a otra y nunca consiguen nada.

  • Reclaman atención de forma permanente.
  • Lloran mucho.
  • Son nerviosos.
  • Duermen poco (se despiertan muchas veces por las noches).
  • Jesús Garrido explica sobre las pocas horas de sueño de estos bebés:

    Es común que duerman menos y que luego estén 4 horas sin parar, son niños que resultan agotadores, así los suelen definir los padres.

  • No se calman solos.
  • Son muy dependientes de la atención del adulto.
  • Necesitan contacto físico permanentemente, siempre quieren estar en brazos (padecen ansiedad por separación de la figura de apego, en general, la madre).
  • Suelen hacer rabietas y berrinches.
  • Son observadores.
  • Cuando crecen suelen ser niños más miedosos e intranquilos, que se sobresaltan y asustan con facilidad.
  • No saben jugar solos y no se entretienen con facilidad.

La etiqueta “bebés de alta demanda” genera controversia entre expertos

Por otro lado, existen especialistas que entienden que no existen los bebés de alta demanda y que es una etiqueta que se les coloca a algunos niños que se comportan de este modo por causas que son múltiples.

Así lo señala la psicóloga española, especializada en psicología infantil y juvenil, Rosa Jové, autora del libro “Dormir sin lágrimas”:

Los niños de alta demanda obedecen a diferentes causas, por eso yo siempre digo que los niños de alta demanda no existen.

…la alta demanda es lo que se ve, pero obedece a múltiples factores.

El pediatra español Carlos González, autor de libros como “Un regalo para toda la vida”, “Creciendo juntos”, entre otros señala sobre el uso del término bebés de alta demanda para definir niños con determinadas características:

El problema no es el nombre que uses sino las consecuencias que eso pueda tener. Si llamarles niños de “alta demanda” sirve para evitar otros nombres como llorones, malcriados o caprichosos y, además, sirve para comprender por parte de los padres que ese niño tiene mayores necesidades que cubrir pues será un nombre útil. Ahora, si esto sirve para que alguien piense que estos niños tienen un gen mutante o tienen una alteración cerebral y por tanto lo que necesitan es un medicamento que los “desdemande” pues entonces será un desastre.

Puntaje: 
Sin votos aún