Mujer sola, triste y pensativa sentada en la cama

La soltería es un estado civil ideal para muchas mujeres y que ellas eligen cada vez más. Las libertades, los logros profesionales, en algunos casos, no van de la mano de la vida en pareja y de un proyecto de familia. En otros, sencillamente no son una opción. Pero existen algunos, en que por presión social o por haber estado en pareja y anhelar esa situación, algunas padecen lo que se denomina síndrome de la cama vacía. Se trata de una sensación de tristeza, desprotección, abandono y soledad, que se asocia con el momento de ir sola a la cama.

Este síndrome estaría fomentado por el mandato cultural y social que establece el matrimonio como estado civil ideal en la vida adulta. Aunque esto está cambiando radicalmente en las últimas décadas y cada vez más se aceptan diversas formas de convivencia, familia y pareja. Algunas mujeres cuando llegan a cierta edad, 30 o 40 años, por más que sean profesionales exitosas y otros logros personales, sienten que les falta algo para realizarse, que no están completas, sino están en pareja.

Si bien no existe evidencia de que este síndrome sea más frecuente en las mujeres que en hombres, lo que sí se sabe, es que ellas manifiestan más su desconformidad con la soltería de forma expresa.

Según la psicoterapeuta Verónica Rodríguez, Terapeuta Gestalt, Certificada por la Asociación Española de Terapia Gestalt, las mujeres:

Están más inclinadas a hablar de lo que les sucede y a solicitar ayuda para resolver aquellos problemas que las desestabilizan emocionalmente.

Síntomas del síndrome de la cama vacía

Consejos de expertas para superar el síndrome de la cama vacía

La psicóloga argentina, especialista en conductas adictivas y trastornos de ansiedad, Adriana Waisman, señala que la clave está en querer salir de esa sensación de incomodidad emocional.

Acepta que tu soltería no es un castigo, sino una situación natural y saludable de la vida. Además es importante conectarse con nuestras necesidades, solos o acompañados, desafiando las creencias que limitan nuestras vidas para ahuyentar los fantasmas emocionales.

Verónica Rodríguez por su parte expresa:

Las mujeres tenemos por delante un reto y una responsabilidad.

Hemos de desafiar las creencias establecidas y los estereotipos que nos muestran un camino inadecuado. El equilibrio no está en hacer lo que se espera de nosotros.

Aunque se aconseja que el tratamiento esté acompañado de un profesional, la clave principal es entender que la soltería no es ningún mal divino, sino "una situación natural y saludable en la vida.

Lo importante para no padecer el síndrome de la cama vacía o poder superarlo, es tener claro si la soltería es una elección o una circunstancia. Si es por decisión personal, las presiones culturales y sociales deberían ser desoídas y sostener con convicción esta elección de vida. Sin embargo, cuando es circunstancial, una recomendación es aprovechar de los beneficios que tiene la soltería, hasta encontrar a la media naranja.

Más razones para preferir la soltería

Un estudio de la consultora británica “Mintel” encontró que las mujeres son más felices cuando están solas en comparación con los hombres. La explicación según éste, es que para ellas, estar en una relación amorosa implica un trabajo mucho más duro que para ellos.

La profesora Emily Grundy, de la Universidad de Essex, Reino Unido, dijo sobre este punto:

Hay evidencia de que las mujeres ocupan más tiempo en tareas domésticas que los hombres, y creo que también hacen un trabajo mayor en lo emocional.

Además de lo mencionado, las mujeres tienen según se señala, una mayor red de contención social y emocional para afrontar la soltería que los hombres. Así lo explica Grundy:

Las mujeres tienden a ser mejores para tener redes sociales alternativas, mientras que los hombres tienden a depender mucho de sus esposas para eso y tienen menos vínculos sociales.

…muchos estudios coinciden en que las mujeres sin pareja tienden a hacer más actividades sociales y más amigos en comparación con las mujeres con parejas, mientras que con los hombres es al revés: los hombres sin pareja tienen menos vínculos de esa clase.

Puntaje: 
Sin votos aún