Gingivitis

La inflamación de las encías, denominada gingivitis del embarazo, suele aparecer en casi todas las embarazadas que transitan el segundo y tercer trimestre de gestación. Esta irritación se debe al mayor flujo sanguíneo característico del embarazo y a los cambios hormonales sufridos. La buena noticia es que esta afección suele desaparecer tras el parto.

Síntomas:

  • Inflamación de las encías
  • Enrojecimiento de las encías
  • Sangrado de las encías al comer o al cepillarse los dientes
  • Halitosis
  • Mal gusto en la boca
  • Crecimiento moderado de las encías

Como regla general, los odontólogos recomiendan que una mujer embarazada se controle su dentadura en el tercer y sexto mes de embarazo, ya que se está más propensa a la aparición de caries y sensibilidades. El especialista efectuará una buena limpieza para eliminar el sarro y evitar que éste se acumule. Todo tratamiento que pueda esperar a que se haya producido el parto esperara, ya que no es conveniente someterse a ningún procedimiento específico.

A menudo es frecuente que las embarazadas presenten un pequeño bulto o nódulo en las encías, que sangra y que se denomina tumor del embarazo, pero que lejos de ser algo grave, es inofensivo y no presenta dolor. Suele desaparecer una vez que nace el bebé, pero si esto no sucede, se debe quitar tras el parto.

Prevención:

  • Cepillarse los dientes de modo profundo después de cada comida
  • Visitar al odontólogo durante el tercer y sexto mes de embarazo. No olvidar recordarle durante la primera visita que se está embarazada
  • Evitar comer entre horas y si se hace, no olvidar el cepillado
  • La pasta de dientes debe ser algo fluorada y es conveniente adquirirla en la farmacia y no en los supermercados
  • El hilo dental terminará de eliminar cualquier partícula de alimento que se tenga entre los dientes. Hay que usarlo con suavidad
  • Los alimentos dulces deben restringirse
  • El cuidado de las encías es fundamental, ya que una gingivitis no tratada puede derivar en una enfermedad periodontal, atravesar las encías y lesionar el hueso. Las mujeres embarazadas con gingivitis o enfermedades periodontales, son más propensas a tener partos prematuros
  • Es conveniente visitar al dentista antes de quedar embarazada. Así poder tratar cualquier inconveniente que esté surgiendo, sin temor a perjudicar al bebé o a tener que esperar a después del parto, si se debe proceder con algún tratamiento profundo. Hay que recordar que no se recomienda la cirugía, ni toma de radiografías durante el embarazo, a no ser que sea una situación de extrema urgencia

Datos interesantes a tener en cuenta:

  • Según un estudio de la Sociedad Española de Periodoncia, son aproximadamente 100.000 mujeres españolas embarazadas las que sufren este trastorno y el 7 por ciento de ellas corre el riesgo de tener un parto prematuro, el doble que el de las mujeres en embarazo y con sus encías sanas
  • En varias ciudades de España como por ejemplo en Madrid, Barcelona, Sevilla y Las Palmas, se ha puesto en marcha una campaña para que las mujeres embarazadas se revisen su dentadura para prevenir este y otros males bucales

Cuándo una embarazada debe acudir al odontólogo:

  • Si se producen hemorragias al cepillarse los dientes
  • Si se advierten pequeños bultos en las encías
  • Si se tiene un fuerte dolor de muelas
  • Halitosis persistente
  • Dientes flojos
Puntaje: 
Sin votos aún