Una madre fuma
Flickr.com

El problema en cuestión es que el cigarrillo no solo afecta negativamente la salud de quien lo fuma sino que, en el caso de las embarazadas, los productos químicos tanto del cigarrillo en sí como del humo que estos liberan pueden llegar al bebé con mucha facilidad afectando su desarrollo y aumentando el riesgo de problemas durante el embarazo.

El hecho de que una madre fume durante el embarazo puede acarrear a su bebé una gran cantidad de riesgos y problemasde salud tanto durante su gestación como después del nacimiento.
Riesgos por fumar durante el embarazo:

  • Severas complicaciones durante la etapa de gestación: sangrados vaginales, parto prematuro y placenta previa
  • Alto riesgo de mortalidad prenatal. Se ha comprobado científicamente que es proporcional el riesgo de mortalidad prenatal con el volumen de consumo de tabaco. La mortalidad prenatal es mucho mayor en madres fumadoras
  • Nacimiento de bebés con bajo peso. En las madres fumadoras los bebés tienden a nacer con muy bajo peso ya que sus pulmones no se desarrollan óptimamente durante el embarazo, por lo que sus cuerpos no obtienen la oxigenación adecuada
  • Altas probabilidades de sufrir problemas en el desarrollo físico como labio leporino.
    Riesgos de fumar después del nacimiento
  • Mayor probabilidad de muerte súbita. Los índices de muerte súbita en bebés son mucho mayores en los casos en los que las madres son fumadoras. Lo ideal es que absolutamente nadie fume cerca de un recién nacido
  • Los hijos de madres fumadoras tienden a ser mucho más propensos a sufrir problemas y enfermedades del sistema respiratorio, como asma, broco espasmos, etc.
  • Está totalmente comprobado que muchos químicos nocivos para la salud, presentes en el cigarrillo como la nicotina o el alquitrán, se pueden trasmitir al bebé mediante la leche materna

También es muy riesgoso que tanto una embarazada como un bebé se encuentren en un ambiente con humo de tabaco ya que dicho humo es también muy nocivo para la salud. A las personas que sufren los efectos del cigarrillo simplemente por aspirar el humo del ambiente generado por fumadores activos se las llama fumadores pasivos.

Normalmente los fumadores pasivos, especialmente los que desarrollan sus vidas en ambientes muy contaminados, reciben los efectos perjudiciales del cigarrillo aunque en menor medida que los fumadores activos.

Lo ideal es que si una mujer fuma y se encuentra planeando tener un bebé deje por completo el cigarrillo. Si una fumadora queda embarazada de improviso, también debe dejar el cigarrillo, de ser imposible, debe disminuir la cantidad de cigarrillos consumidos por día lo máximo posible.

Se sabe que los hijos de madres fumadoras son mucho más propensos a volverse adictos a la nicotina. También son más propensos a experimentar problemas en la piel y contraer cáncer en su etapa adulta.

Si una madre posee el nocivo hábito de fumar y queda embarazada debe dejar el cigarrillo al instante, ya que, aunque puede llegar a ser una cuestión bastante difícil debido a que se trata de una fuerte adicción, la vida de su hijo puede ponerse en riesgo.

Fumar es uno de las costumbres más nocivas para la salud que una persona puede realizar sin inconvenientes. Si bien las leyes actuales tienden a proteger a los no fumadores muchas personas deben convivir en ambientes con humo de tabaco prácticamente todos los días.

La cuestión es que si bien el humo del cigarrillo pone en riesgo la salud de todas las personas, para un bebé o una embarazada, es mucho más riesgoso ya que el humo puede afectar el desarrollo de los bebés de las embarazadas que se exponen al mismo y puede afectar negativamente la salud de estos bebés pequeños ya que sus organismos aun se encuentran desarrollados como para purificar y adaptara al resto del sistema a tan dramática intoxicación.

Puntaje: 
Promedio: 3 (2 votos)