Embarazo saludable con asesoria de un profesional de la salud y con ejercicio

Es necesario que profesionales de la salud enfoquen su quehacer hacia la prevención, evitando alteraciones que generen un deterioro en la calidad de vida de la mujer, especialmente en esta hermosa etapa.

A lo largo de la vida de la mujer ocurren variados acontecimientos que involucran cambios hormonales, físicos y emocionales, los cuales pueden repercutir de manera negativa en su salud y bienestar. Con estos acontecimientos nos referimos a procesos tales como el embarazo, el mismo parto o cesárea y el período postparto.

Sabemos que éstos son hitos esperados dentro del ciclo vital de muchas mujeres, sin embargo, esto no es razón para creer que sufrir ciertas afecciones musculoesqueléticas sea “normal”. Es necesario que profesionales de la salud enfoquen su quehacer hacia la prevención, evitando alteraciones que generen un deterioro en la calidad de vida de la mujer, especialmente en esta hermosa etapa. Esto se puede lograr a través de una rutina de ejercicios específicos para esta condición, guiados por una kinesióloga, y una dieta adecuada con asesoramiento nutricional.

Es fundamental comprender que son muchas las modificaciones asociadas al embarazo, por lo que toda mujer debiera tener la posibilidad de vivirlo y disfrutarlo, asesorada por personas expertas.

Sedentarismo y obesidad

Actualmente las tasas de sedentarismo y obesidad en las mujeres gestantes son muy elevadas. La recomendación internacional de niveles de actividad física para lograr beneficios en salud es igual para la población general que para embarazadas sin complicaciones médicas: realizar 30 minutos o más de actividad física de moderada intensidad, la mayoría, o idealmente, todos los días de la semana. Esto debe incluir actividades aeróbicas y de musculación. Si esta recomendación se llevara a cabo en las mujeres durante su embarazo, las cifras de sedentarismo y obesidad disminuirían, disminuyendo así los problemas de salud.

Cabe destacar, que los hábitos adoptados en el embarazo pueden permanecer a lo largo de toda la vida de la mujer, afectando su salud a corto y largo plazo. Por lo que la instauración de hábitos de vida saludable en esta etapa traería beneficios importantes y también a futuro. Por lo tanto, el embarazo es una etapa propicia para iniciar o mantener una rutina de ejercicios, guiada por un kinesiólogo, profesional que combina salud con movimiento y bienestar.

El trabajo kinésico

El objetivo del trabajo kinésico con la mujer es promover estilos de vida saludable, logrando que la mujer lleve a cabo un embarazo activo, y a la vez permitir que su organismo esté preparado para sobrellevar las modificaciones y exigencias físicas asociadas al embarazo y al posterior cuidado del bebé. De esta forma evitamos variadas alteraciones, tales como inestabilidad y dolor lumbopélvico, disfunciones del piso pélvico (incontinencia urinaria y fecal), desacondicionamiento físico, diabetes gestacional, aumento excesivo de peso, osteoporosis, várices, edema, entre otras.

Alteraciones en el embarazo

Las cifras asociadas a estas alteraciones en el embarazo son abismantes y alteran de manera muy importante la calidad de vida de la embarazada, en una etapa que debiera ser principalmente de gozo. Por señalar algunas, el 50% de las mujeres embarazadas tiene dolor lumbopélvico, de las cuales hasta un 40% permanece con dolor a los 6 meses postparto.

Por otra parte, una alteración que trae importantes repercusiones en el aspecto emocional es la Incontinencia Urinaria de Esfuerzo, presente en el 28 - 40,7% de las mujeres embarazadas. La pérdida de orina ante pequeños esfuerzos, como la tos, la risa, el estornudo u otros, es escondida por la mujer, principalmente por vergüenza a enfrentarlo. La persistencia de la alteración aumenta los síntomas y vuelve más complejo y largo su tratamiento. Sin embargo, a través de ejercicios específicos, la incontinencia urinaria puede ser prevenida y tratada exitosamente.

Otra alteración que puede desarrollarse en el embarazo es la diabetes gestacional, de la cual importantes factores de riesgo son el sobrepeso y la obesidad. Entre un 5%-10% de las embarazadas tiene esta patología, trayendo consecuencias negativas a corto y a largo plazo, tanto para la madre como para el hijo. El riesgo de diabetes a futuro para la madre, luego del embarazo, es de 50% a los 5 años del parto. La evidencia también señala que hijos de madres obesas y sedentarias siguen los mismos hábitos, por lo que al lograr que la mujer cambie su estilo de vida por uno más activo permitiría romper este ciclo vicioso y mejorar la salud a nivel general.

Beneficios para embarazadas

Es importante saber que no son sólo beneficios físicos los que se consiguen con este enfoque, sino también emocionales, puesto que la mujer dedica una parte de su tiempo para trabajar exclusivamente consigo misma, y a la vez, el ejercicio ayuda a manejar la ansiedad emocional que puede estar presente en esta etapa.

Los ejercicios no tienen riesgo alguno para el bebé, al contrario, éste también se ve beneficiado. Se ha visto que hijos de madres activas durante su embarazo tienen un mejor desarrollo psicomotor, tienen un peso adecuado al nacer (ni muy bajo ni muy alto), y a la vez en estos niños se previene la diabetes a futuro, puesto que hijos de madres diabéticas, al crecer en un ambiente uterino hiperglicémico también tienen mayor riesgo de diabetes en su adultez.

Te invitamos a hacerte cargo de tu bienestar y llevar a cabo un embarazo activo y saludable, siguiendo una rutina regular de ejercicios. No olvides que ésta en una etapa única e irrepetible, asesórate por profesionales de la salud para obtener buenos resultados y evitar cualquier tipo de riesgo.

Acerca del autor

Constanza Millán es Kinesióloga de GestaVida, por una mujer activa y saludable. Pueden encontrarla en www.gestavida.cl o contactarla directamente a contacto@gestavida.cl
Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)