Enfermedades infantiles

Si bien con la invención de ciertas vacunas y la inclusión de las mismas en los cronogramas de vacunación, se ha logrado que muchas enfermedades infantiles no sean tan frecuentes. Sin embargo, hay otras que sí lo siguen siendo y los padres deberían de conocerlas. Entre ellas se encuentran:

Crup

Se trata de una afección respiratoria, caracterizada por una tos de perro o foca, que produce inflamación en las vías respiratorias altas, en las proximidades de las cuerdas vocales. Es habitual en bebés y niños pequeños. Las causas pueden ser de origen viral (es la más común), bacteriano, alérgico o por irritantes inhalados.

La quinta

La quinta es una enfermedad viral infecciosa provocada por el parvovirus humano B19. Afecta fundamentalmente a los niños y sus síntomas incluyen: Malestar similar al de la gripe, fiebre baja, erupción rojiza brillante en las mejillas, los brazos, el tronco y las piernas, que generalmente desaparece entre los 7 y 10 días.

Conjuntivitis aguda

Los síntomas habituales de la conjuntivitis incluyen: Ojos rojos, lagrimeo, picazón, pestañas con lagañas. En general la conjuntivitis es a causa de los mismos virus que producen los resfríos comunes y se contagia con mucha facilidad en las guarderías y centros de educación inicial. En la mayoría de los casos se resuelve a los cuatro o siete días. Es importante consultar al médico para ver si es necesario algún tipo de tratamiento.

Rotavirus

El rotavirus es una de las principales causas de diarrea grave en niños cuya consecuencia puede llegar a ser la deshidratación y la muerte. Los síntomas incluyen: Diarrea líquida severa (entre 10 y 20 deposiciones diarias) y vómitos. Con la vacuna que forma parte del cronograma de vacunación, los casos nuevos de esta enfermedad han descendido bastante.

Virus sincitial respiratorio

El virus sincitial respiratorio es una infección respiratoria, la causa principal de bronquitis y neumonía en bebés en los Estados Unidos. Comienza con síntomas similares a los de la gripe: Fiebre, secreciones nasales, tos y puede requerir internación y en casos extremos causar la muerte.

Otitis media exudativa

Es la acumulación de líquido espeso y pegajoso en el oído medio que suele darse con frecuencia después de una infección aguda de oído. El líquido generalmente, desaparece espontáneamente, pero si no es así, y amenaza la audición del niño, pueden ser necesarios tubos para drenar el líquido.

Tiña

La tiña, es una infección de la piel causado por un hongo, que aparece fundamentalmente en los niños y se disemina con mucha facilidad entre ellos al compartir peines, toallas, ropas, etc. Puede afectar cualquier zona del cuerpo (la cabeza, la ingle, los pies). Los síntomas incluyen: Erupción en la piel circular con parches rojizos (de bordes bien definidos semejantes a un anillo) que se descaman y pueden ampollarse y supurar. En los casos en que las zonas afectadas son el cuero cabelludo o la barba, los parches se presentan sin cabello. El tratamiento consiste en medicamentos antimicóticos.

Enfermedad de Kawasaki

La enfermedad de Kawasaki es una enfermedad bastante rara, que afecta a niños de menos de 5 años y cuyos síntomas incluyen fiebre elevada, erupción irregular, ojos rojos, labios agrietados, manos y pies rojos e hinchados. La causa de la enfermedad aún es desconocida y sin tratamiento puede producir daño cardíaco y tener un desenlace fatal.

Paperas

Las paperas son una enfermedad viral que se transmite de persona a persona mediante las gotitas que se emanan al estornudar o toser. Es una enfermedad sumamente contagiosa que, generalmente, se presenta en los niños de entre 2 y 12 años, que produce inflamación y dolor en las glándulas salivales. Durante mucho tiempo era una enfermedad común en la infancia pero desde que la vacuna ha sido desarrollada esto ya no es así.

Escarlatina

Es una infección causada por las bacterias estreptococos del grupo A, que se caracteriza por una erupción rojiza en la piel, primero en el tórax y cuello y posteriormente se va propagando a las distintas partes del cuerpo. Otros síntomas incluyen fiebre y dolor de garganta. Durante mucho tiempo esta enfermedad fue sumamente grave para la infancia pero actualmente es tratable y prevenible.

Tos ferina

La tos ferina, o tos convulsa, es una infección de las vías aéreas producida por la bacteria Bordetella Pertussis, que se caracteriza por una tos muy fuerte que puede interferir con la normal respiración del niño. Afortunadamente la vacuna contra esta infección respiratoria forma parte del cronograma de vacunación.

Puntaje: 
Promedio: 5 (2 votos)