Aftas bucales, llagas bucales o ulceras bucales

Las aftas bucales son llagas o úlceras abiertas en la boca que resultan dolorosas y molestas. Suelen aparecer en el interior de mejillas, labios, lengua y encías. Son de color blanco o amarillento con un halo rojizo brillante alrededor. Las causas son múltiples, pueden deberse a problemas del sistema inmunológico, estrés, alteraciones hormonales, etc. Si bien pueden aparecer tanto en hombres como en mujeres, éstas son mucho más propensas a padecerlas.

Para erradicar el dolor que causan las ampollas bucales, se indican anestésicos de uso local que contengan lidocaína. Pero también existen muchos remedios caseros para las aftas bucales, que resultan muy eficaces.

Remedios naturales para las aftas bucales

Estos remedios caseros son muy suaves, así que pueden ser utilizados también cuando las aftas bucales aparecen en niños.

1 Enjuague de salvia y romero

Estas dos hierbas muy utilizadas en la gastronomía, poseen propiedades que ayudan a aliviar el dolor y las molestias de las aftas bucales. La salvia funciona como bactericida, antibiótico, antinflamatorio, cicatrizante y antiséptico, mientras que el romero es antiespasmódico. Preparar una infusión de dos cucharadas de salvia y 3 de romero en ½ litro de agua, dejar hervir unos 20 minutos, colar y dejar descansar. Utilizar una vez que esté fría a modo de enjuague bucal y hacer gárgaras durante algunos minutos. Repetir el proceso 3 veces al día hasta que las ampollas desaparezcan.

2 Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio tiene propiedades antisépticas y ello lo hace un excelente remedio natural para combatir las aftas bucales. Preparar una solución de 3 cucharadas de bicarbonato en ¼ vaso de agua hervida previamente por 3 minutos. Aplicar sobre la llaga bucal y dejar actuar durante 40 minutos. Posteriormente enjuagar con agua.

3 Sal gruesa

La sal es una excelente aliada contra las llagas de la boca y también de la garganta, gracias a que funciona como antiséptica y también cicatriza. Preparar una solución de agua y sal y llevar a hervir durante 5 minutos. Dejar reposar hasta que entibie y luego hacer gárgaras por algunos minutos varias veces en el día. Con este remedio se alivia el dolor y con el paso de los días las llagas desaparecen.

4 Yogurt natural

El yogurt contiene bacterias beneficiosas que contribuyen a mantener regulado el ph bucal y así previene la aparición de nuevas aftas. Puede utilizarse de forma local, aplicando con la ayuda de un hisopo de algodón o beber diariamente.

5 Leche de magnesia

La leche de magnesia tiene propiedades similares a las del yogurt para el combate de las aftas, ya que equilibra el ph de la boca. Usar de forma local sobre la llaga y dejar actuar durante unos minutos.

6 Peróxido de hidrógeno

El peróxido de hidrógeno también conocido como agua oxigenada (H2O2), tiene propiedades cicatrizantes. Mezclar 4 partes de agua tibia por 1 de agua oxigenada de 20 volúmenes y utilizar como si fuera un enjuague bucal diariamente. También se puede aplicar de forma local sobre la llaga con la ayuda de un hisopo.

Puntaje: 
Sin votos aún