Uso de suplementos herbales en bebés

El primer estudio realizado para analizar el uso de té y suplementos en base a hierbas en bebés, encontró que, aproximadamente, un 9% de las madres los usa en niños menores de 1 año.

El estudio publicado en la revista Pediatrics se basa en datos obtenidos de la encuesta nacional de nuevas madres realizada por la Food and Drug Administration (FDA) y el Centers for Disease Control (CDC), que halló que aquellas mujeres que ya usaban suplementos herbales eran más propensas a usarlos también con sus bebés, que aquellas que no los usaban antes.

Las hispanas manifestaron más tendencia a usarlos que las afroamericanas o las blancas y aquellas que amantaban más que las que no lo hacían.

Los investigadores creen que esto último se explica porque existe una cierta asociación o relación para algunos entre lo natural de la lactancia materna y la creencia popular de que los suplementos herbales son más naturales y por ende no son perjudiciales, entonces los usan en sus bebés, así lo explica Sara B. Fein, especialista en ciencias del consumidor de la FDA.

La FDA y el CDC aún no tienen del todo claro si el uso de suplementos herbales en niños tiene que ser una causa de preocupación. Sin embargo, las actuales directrices aconsejan que durante los primeros 6 meses de vida, los bebés reciban exclusivamente leche materna o leche de fórmula, junto con las vitaminas y medicamentos que sean necesarios y nada más.

Los especialistas explican que no hay muchos estudios acerca de la seguridad del uso de suplementos o té de hierbas en niños, mucho menos en bebés. Pero Fein recuerda que los niños no son adultos en miniatura, sino que tienen un metabolismo distinto, órganos en crecimiento y que hay que ser muy cuidadoso con cualquier sustancia que se use con ellos.

Los tés y suplementos de hierbas tienen una regulación mucho menos estricta que la que reciben los fármacos y en algunos casos se ha comprobado que estaban contaminados con bacterias, metales pesados, etc.

¿Cómo fue realizado el estudio?

Para realizar este estudio, los investigadores encuestaron, aproximadamente, a 3.000 embarazadas mayores de 18 años de edad, de clase media y de buen nivel educativo, antes de dar a luz a sus bebés y luego en intervalos regulares durante el primer año de vida.

La encuesta preguntaba

  • Si habían dado algún preparado en base a hierbas a sus bebés en las últimas semanas
  • Si consumían ellas té y suplementos en base a hierbas
  • Nivel socioeconómico y estilo de vida

Resultados

  • 1 de cada 11 madres manifestó dar suplementos y té en base a hierbas a sus bebés
  • En comparación con las madres que no usaban hierbas en ellas, las que sí lo hacían eran más propensas a recurrir a ellas para sus hijos
  • Las 4 razones más frecuentes por las que manifestaban usar hierbas fueron: cólicos, problemas digestivos, irritabilidad, para ayudar a conciliar el sueño
  • Las hierbas usadas con más frecuencia fueron jengibre, hinojo, manzanilla, entre otras
  • Con menor frecuencia, pero igualmente significativo, se reportó el uso de: té de saúco, aceite de ajo, aceite de linaza, aceite de clavo de olor, té de marrubio, té de limón, té de naranja, té de frambuesa roja, té de romero, entre otros

Fein explica que el uso de todas estas sustancias y otras es de suma importancia y que debe ser considerada por los pediatras, ya que sus pacientes pueden estar recibiendo algunas que ellos desconocen y que pueden interferir o interactuar con medicamentos o fármacos indicados por ellos y los efectos pueden ser perjudiciales para el pequeño organismo en desarrollo del niño.

Puntaje: 
Sin votos aún