Semana 8 del embarazo
flickr.com

En un embarazo de 8 semanas la edad del embrión dentro del útero, es decir su edad gestacional es de 6 semanas (transcurrieron 6 semanas desde la concepción hasta la fecha).

Tamaño del bebé

El tamaño del bebé es de ½ pulgada (14 a 20mm), que equivale a 1,5 – 2 cm, aproximadamente, de largo, desde la cabeza a la cola.

Analogía con algo del tamaño del bebé

En esta etapa el bebé sigue siendo muy chiquito, su tamaño es similar al de un poroto o frijol y se mueve permanentemente dentro del útero materno. Pero aún la madre no percibe sus movimientos, ya que es un embarazo muy reciente. Hace falta que transcurran, aproximadamente, unas 20 semanas más para que comience a sentirlos.

Peso del bebé

El peso del bebé a esta altura es menor a 3 gramos.

Tamaño de la panza, altura uterina

La altura uterina (distancia del hueso púbico a la parte más alta del útero) comienza a tomarse a partir de la semana 20 del embarazo. Esta altura se mide en centímetros y, habitualmente, tiene correlación con el número de semanas de embarazo. Por ejemplo, a la semana 20, la altura uterina, aproximada, es de entre 18 y 20 cm. A las ocho semanas de embarazo, el feto es muy chico y no hay modificaciones notorias en el tamaño de la panza. Aún se puede usar la misma ropa, aunque evitando apretar la zona de la panza.

Estudios aconsejados para esta altura del embarazo

Si a esta altura aún no se han hecho los estudios correspondientes para confirmar el embarazo, el médico los indicará y si se confirma, mandará a que se realicen los exámenes de laboratorio de rutina (VDRL, grupo sanguíneo y RH, VIH, hematocrito, análisis de orina).

Una ecografía que se hace en las primeras semanas y que aporta datos de embarazos muy precoces, es la ecografía transvaginal (se realiza entre la semana 6 y la 11 del embarazo y sirve para determinar con exactitud la edad gestacional del embrión, si existe un embarazo ectópico, entre otras cosas). El número de estudios, análisis y ecografías depende de cada embarazo, uno de riesgo tendrá un control mayor y más cantidad de estudios que uno normal.

Síntomas en la embarazada

El cuerpo de la madre empieza a experimentar algunas transformaciones, su útero aumenta de tamaño (aunque este cambio es imperceptible a simple vista, recién alrededor de las 18 semanas se hace evidente), sus pechos aumentan de tamaño (a causa de que se expanden los conductos por los cuales circulará la leche) y se vuelven más sensibles, algunas mujeres deben cambiar por un tamaño más grande de sostén debido a esto.

Siente molestias en la zona baja del abdomen (similares a los dolores menstruales), su sentido del olfato se potencia (cualquier aroma a comida, perfumes, etc. le provocan repulsión), siente nauseas, tiene vómitos, muchos deseos de orinar y de dormir.

El desarrollo físico del bebé a las 8 semanas del embarazo

A las 8 semanas del embarazo, el corazón del bebé late al doble de velocidad que el de un adulto y bombea sangre fluidamente. Ahora su apariencia es más similar a la humana, aunque su cabeza sigue siendo muy grande en relación con su cuerpo. Se forma la piel del bebé y a través de ella (translúcida) puede verse el esqueleto del bebé formado por un suave cartílago.

Los ojos se cubren con la piel que posteriormente conformará los pliegues de los párpados. También la punta de la nariz, el labio de arriba y las orejas comienzan a tomar forma.

Aparecen los que en un futuro serán los dedos de la mano (rayos digitales de la mano) y de los pies, las articulaciones de los codos y las rodillas, los genitales externos (aunque aún no se visualiza el sexo en las ecografías) y se abre el conducto anal.

Complicaciones frecuentes en la octava semana

En el correr de las primeras semanas de embarazo, es cuando se forman la mayoría de los órganos del bebé. Por ello, estos primeros tiempos son esenciales en el desarrollo del bebé y todo lo que haga su madre repercutirá en la salud de su futuro hijo.

Todas las sustancias (drogas ilegales, alcohol, tabaco, medicamentos, etc.) que consuma la embarazada pasan directamente a la sangre del bebé a través de la placenta o de la circulación si aún no se ha formado la misma y pueden producir daños irreversibles en el feto.

También es importante durante las primeras semanas del embarazo, evitar o disminuir el consumo de cafeína, ya que se ha encontrado relación entre su ingesta y los abortos espontáneos.

Aspectos psicológicos de la madre y su entorno

Los cambios hormonales provocan inestabilidad emocional en la embarazada, si bien está feliz por lo que está viviendo, también tiene miedos, inseguridades y una gran ansiedad y nerviosismo la invaden.

Es posible que por estar con sus emociones a flor de piel por el especial momento que está pasando, empiece a ver embarazadas, bebés y niños por todos lados. Esto es absolutamente normal, no es que vea visiones, ni que el número de éstos haya incrementado, sino que les presta más atención porque tienen relación con sus intereses actuales.

También existe la posibilidad de que su humor se vea muy afectado por su nueva imagen. En los primeros tiempos del embarazo, cuando todavía la barriga no se hace tan notoria, es probable que la mujer no se sienta cómoda con su nuevo cuerpo. Se ve más gordita, pero no aún como una embarazada. Es importante que ella solicite apoyo de su pareja, su familia y que pueda expresar sus sentimientos, porque toda esa angustia es transmitida al bebé. En estas etapas lo principal es que la embarazada y el bebé estén bien y todo su entorno tiene que actuar conforme para que así sea.

Puntaje: 
Promedio: 3.5 (2 votos)