Familias sin estrés

Un grupo de investigadores del centro UCLA Center on the Everyday Life of Families (CELF) realizó un experimento inédito hasta el momento; estudió los comportamientos de un grupo de familias (cada una de las cuales estaba compuesta por papá, mamá, dos hijos o más y una hipoteca) durante todo el día (desde que se levantaban hasta que se acostaban) por un lapso de cuatro días, con el fin de medir sus niveles de estrés.

Para esto los investigadores entrevistaron a cada uno de los miembros de las familias realizándoles preguntas y posteriormente evaluaron los niveles de estrés de ellos en el correr del día.

Los investigadores de este estudio con Tami Kremer-Sadlik, directora de la investigación al frente, hallaron 7 claves o secretos para equilibrar las presiones laborales y las familiares, de modo de disfrutar de ésta última y disminuir el estrés que las demandas diarias generan.

Los secretos para una vida familiar sin estrés

Repartir las tareas domésticas

Para una parte del estudio, Kremer-Sadlik y un colega investigaron como la división de tareas domésticas del hogar en la pareja estaba directamente asociada con una mayor satisfacción de esta. Sin importar que tan equitativamente se dividieran las obligaciones de la casa, el equipo halló que la pareja se sentía mejor y feliz cuando ambos trabajaban en la misma línea, hacia un objetivo común, es decir la familia. Aunque la mujer fuera la que hacía más cantidad de tareas, lo que generalmente era así, se sentía satisfecha de que su marido colaborará sin tener que pedírselo. Aunque la comunicación parecer ser fundamental y la charla previa de la pareja acerca de estos temas parece ser muy efectiva.

Encontrar pequeñas cosas para disfrutar en familia

Si bien lo ideal sería que cada familia pudiera tomarse unas vacaciones para poder disfrutar juntos, en general, las obligaciones y demandas de la vida diaria no lo permiten. Por ello, los investigadores observaron que pequeños momentos de complicidad, alegría y unión entre miembros de la familia en la cotidianeidad son fundamentales. Tales como disfrutar de un momento de conexión al cepillar el cabello de tu hija, de alentar a tu hijo en un partido de futbol, etc., sólo robar pequeños momentos de la vida cotidiana para divertirse y disfrutar juntos.

Muchas veces más importante que la cantidad de tiempo que uno pueda dedicar a su familia y su pareja, es la calidad; tal vez solo 10 o 20 minutos riendo juntos mientras ruedan por el suelo haciéndose cosquillas sean mucho más valiosos que varias horas en las que cada uno está enfocado e su tarea (viendo televisión, jugando videojuegos, etc.) sin importarle lo que está haciendo el otro.

Los padres, modelos a seguir

El respeto en la pareja es la clave no sólo para un matrimonio exitoso, sino también para la dinámica y el relacionamiento familiar. En los hogares en que los padres eran respetuosos entre sí y con sus hijos, estos también los eran. También el poner límites y reglas claras funcionaba efectivamente para que los niños hicieran sus tareas, terminaran su cena, etc., sin hacer berrinches ni hacer mayores problemas. Es decir que si bien no es preciso aquello del padre jefe de familia, autoritario, ese ser al que todos temen y por eso obedecen, si está bien que los padres sean figuras de autoridad y un modelo a seguir por sus hijos.

Cocinar en familia

Cuando la madre sola es la que está en la cocina preparando la cena mientras los niños están jugando y el marido viendo televisión, la presión y frustración para ella puede ser grande. En cambio en aquellos casos en que la familia entera participa de este proceso aunque más no sea acompañando, todo es mucho más beneficioso y llevadero para todos. Además en la investigación se pudo observar según la investigadora Margaret Beck que los cuando los niños colaboran en la preparación de los alimentos, comen mejor y no es necesario estar luchando con ellos para que lo hagan.

Tiempo de calidad para las madres

Para las madres luego de una extensa jornada laboral y de correr de arriba para abajo con los niños, la escuela, las compras, la comida, etc., es importante poder tomarse aunque sea 5 minutos para ellas relajarse y esto además repercute en beneficio de toda la familia. Según el estudio las madres expresan relajarse con la jardinería, haciendo ejercicio o comiendo una barra de chocolate.

Ver televisión en familia

Según la investigación, aquellas familias que pasaban parte de su tiempo libre después del trabajo y la escuela viendo juntas televisión, demostraban una mayor interacción entre sí y comunicación. Es que pese a que parezca que la televisión va en contra de la vida familiar, compartir un rato frente a ella, viendo algún programa de entretenimientos, alguna comedia, favorece momentos de risas, de contacto, de charlas, en definitiva de disfrute en familia.

Pequeños rituales diarios en familia

Practicar pequeños rituales diarios en familia como ser tomar el desayuno juntos, una taza de café luego de la cena una vez que los niños se han ido a dormir, leer un cuento a estos antes de dormir, arroparlos y darles el besito de buenas noches, etc. Es decir tomarse algunos minutos dentro de la vorágine y vertiginosidad de la vida diaria para compartir algunos momentos con la familia y demostrarle a ella cuanto importa.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)